Spinoza y Leibniz (IV).


Resumen de Teóricos
HISTORIA DE LA FILOSOFIA MODERNA. 
Prof Tit: Leiser Madanes 
1997 - Carrera de Filosofía - UBA



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Leibniz retoma el problema y lo replantea en otros términos, y de la insuficiencia de Leibniz vamos a poder volver a Spinoza y comparar.
La proposición 33 (primera parte):
"Las cosas no han podido ser producidas por Dios de ninguna otra manera y en ningún otro orden que como lo han sido [...]" Si nada hay sin razón no podemos más que concluir que este mundo era el único posible.
"[...]Se llama necesaria una cosa ya en razón de su esencia, ya en razón de su causa.[...]""La existencia de una cosa cualquiera se sigue necesariamente, o bien de su esencia y definición (como en el caso de Dios) o bien en una causa eficiente y dada (por ejemplo Esta libreta). Además por iguales motivos se llama imposible a una cosa. O porque su esencia (o sea su definición) es contradictoria (el círculo cuadrado) o porque no hay causa externa alguna determinada a producir tal cosa." "Pero una causa se llama contingente solo con respecto a una definición de nuestro conocimiento.[...] una cosa de cuya esencia ignoramos que implica contradicción, o de la que sabemos que no implica contradicción alguna pero sin poder afirmar nada cierto de su existencia, por que se nos oculta el orden de las causas, tal cosa, nunca puede parecernos como necesaria ni como imposible. Y por ende la llamamos contingente y posible." Es decir la considero contingente por ignorar sus causas.

En el determinismo cerrado que postula Spinoza hay una distinción entre los hechos, o las verdades acerca de estos hechos, temporales y los no temporales. Por ejemplo Si me pregunto por la razón de que la sumo de los ángulos de un triángulo sea igual a dos rectos, tengo que dar cierto tipo de respuesta o razonamiento. En cambio si me pregunto porqué existe este cuaderno aquí y ahora me voy a remitir a su causa, que a su vez es efecto de otra causa, etc. Como nos movemos en el mundo de lo temporal nuestra secuencia de causas es infinita y no podemos conocerla. La contingencia no depende de las características del mundo, sino de un problema nuestro de conocimiento.

- La distinción entre verdades de razón y verdades de hecho en Leibniz
Examinamos verdades de razón y verdades de hecho verdades de hecho con un ejemplo "el triángulo tiene tres ángulos" y "Mendez es el presidente de los argentinos" respectivamente, con determinadas características propias de cada una. Sin embargo Leibniz distingue entre ambas pero afirmando que las dos son analíticas, pues en las dos el predicado está contenido en el sujeto. Ambas son demostrables a priori y las verdades de hecho, a pesar de ser analíticas y demostrables a priori, no son necesarias, son contingentes.
Con la característica de la contingencia es donde entra el tema de la libertad. Aquello que Spinoza negaba Leibniz lo afirma. Mendez pudo no haber sido el presidente de los argentinos, es contingente este hecho.
"Siempre el predicado está incluido en el sujeto y en esto constituye la naturaleza de la verdad en general, es decir, en la conexión de los términos de la proposición, como ya observó Aristóteles" Es decir, para Leibniz, la naturaleza de la verdad consiste en la identidad, que puede ser explícita o implícita (poniéndose de manifiesto a través del análisis de las nociones)





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©