Leibniz, interpretaciones (III).


Resumen de Teóricos
HISTORIA DE LA FILOSOFIA MODERNA. 
Prof Tit: Leiser Madanes 
1997 - Carrera de Filosofía - UBA



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

El problema de la individuación puede también llamarse el problema de la predicación, y es un problema que consiste en lo siguiente:
Aspiro a conocer al individuo Sócrates. Conocer algo acerca de Sócrates implica predicar determinados atributos del sujeto Sócrates. Por ejemplo: hombre, racional, ateniense, filósofo. Estos atributos son términos generales que pueden atribuirse a más de un individuo. Las propiedades de una cosa son generales, y pueden aplicarse a muchas cosas. Las propiedades no parecen ser capaces de individualizar una cosa, por ser generales. Los sustancialistas dirán que Sócrates consiste en una sustancia individualizadora además de un predicado. Dice Leibniz:
(A) "Es muy verdadero, que cuando se atribuyen numerosos predicados a un mismo sujeto, y este sujeto no es atribuido a ningún otro, se lo llama sustancia individual"
Leibniz comienza su examen a partir de la noción lógica de sujeto. El planteo del problema había comenzado refiriéndose a la acción y a la sustancia individual como la criatura capaz de actuar (el camino de la dinámica), y luego ahonda en el camino lógico. Una explicación posible es que el camino de la dinámica hubiera sido apropiado para responder otra pregunta: de qué está compuesta la naturaleza. Pero e problema que aquí está en juego no es ese, es el problema de la individuación. En la mononología, por ejemplo, elige camino para introducir la noción de sustancia:
"La sustancia es la simplicidad elemental, a partir de la cual se realiza la composición. Sustancia es lo que no tiene partes."
Leibniz comienza entonces inscribiéndose en la tradición aristotélica. En (A) , habla de la usía, la sustancia, entendida como un hombre individual, o un caballo individual. El sujeto lógico que recibe atributos pero que no es predicado de ningún otro sujeto.

Tanto Descartes como Spinoza y Leibniz, cuando abordan el tema de la sustancia se están familiarizando con un concepto de cuerpo que en parte les es heredado 
de la tradición filosófica, y en parte modifican.
Recordemos que Leibniz escribe el discurso con la intención de enviárselo a Arnauld. Y pudo elegir esta vía lógica por ese motivo. Y por otro lado en el discurso se discuten temas de religión, que difícilmente hubieran podido ilustrarse si se definía la sustancia como un centro de fuerzas. Por ejemplo Leibniz considera que Dios creó el mejor de los mundos posibles. Se ocupa por lo tanto de la noción que Dios puede tener de cada uno de los seres que va a crear, y como en la noción de cada uno están incluidos sus predicados. Según este punto de partida, sustancia es el sujeto de numerosos atributos, así es también como se la concibe como una unidad de la multiplicidad de acciones y pasiones.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©