Leibniz, interpretaciones (IV).


Resumen de Teóricos
HISTORIA DE LA FILOSOFIA MODERNA. 
Prof Tit: Leiser Madanes 
1997 - Carrera de Filosofía - UBA



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Puede suponerse que la sustancia no es más que una conjunción más o menos constante de predicados. Sin embargo no cualquier conjunto de predicados puede concebirse como una sustancia. Por ejemplo el conjunto de predicados formado por la base de una columna son constantes, más constantes aún que los predicados que pueden atribuirse a cualquier persona que, en mayor o menor medida, varían. Ahora, porqué suponemos que una persona tiene una unidad sustancial, y que una columna, más un par de mosaicos y ladrillos, no la tiene. Entonces un individuo no es más que un conjunto de predicados que yo conozco de él. Pero hay un problema de individuación. Por que voy a tener que distinguir con este conjunto de predicados a un ser individual Sócrates y no a otro Platón. Estas son los problemas que Leibniz (y cualquier filósofo que postule la noción de sustancia o la critique) deberá resolver.
Leibniz no quedó conforme con la definición de (A), es insuficiente según Leibniz nominal y meramente verbal. Hay que considerar en que consiste ser verdaderamente atributo a cierto sujeto. En el parágrafo 24 dice Leibniz:

"Por ejemplo se puede definir nominalmente a Dios como el ser perfectísimo o como la suma de todos los predicados positivos posibles, etc. Pero para que esa definición sea real y no meramente nominal es necesario establecer la posibilidad real de ese objeto. Es necesario establecer [...] la posibilidad de s existencia."
Es compatible la suma sustancia con la suma justicia, por ejemplo Si lográramos mostrar que todos estos predicados elevados a su potencia máxima son compatibles entre sí, habremos pasado de la definición nominal de Dios a la definición real. Luego podemos pasar a la de si existe o no existe.
Es por esto que, según Leibniz, la prueba ontológica clásica de la existencia de Dios no es suficiente. Si se parte de la definición nominal de Dios como ser perfecto, debemos mostrar que semejante definición responde a una idea verdadera.

Volviendo a la definición de sustancia, no es suficiente decir que sustancia es lo que preside los predicados. Podría tratarse tan sólo de un hábito formado por nuestro conocimiento empírico. Hay que aclarar en que consiste atribuir verdaderamente algo a un sujeto.
En el Discurso de Metafísica la manera de exponer de Leibniz no es ni el método analítico de Descartes, donde a partir de las vivencias cotidianas se va llegando a ciertas intuiciones que tiene del mundo real. Tampoco es el método sintético de Spinoza, donde a partir de ciertas definiciones se desprende un teorema. En este texto se comienza con un problema teológico muy abarcador, desde donde se empieza a examinar el tema de la sustancia, hay algunos desarrollos que parecen anunciar que se va a dedicar a la dinámica, con lo cual ya estaría en un grado muy posterior del sistema cartesiano (Descartes se dedica recién en el libro segundo de "Los principios de la Filosofía"), luego retrocede, y decide tomar un punto de vista lógico.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©