Hume, El Tratado (XI).


Resumen de Teóricos
HISTORIA DE LA FILOSOFIA MODERNA. 
Prof Tit: Leiser Madanes 
1997 - Carrera de Filosofía - UBA



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

- La premisa de la uniformidad de la naturaleza

A la hora de justificar la creencia de que el pasado es la norma para juzgar el futuro, no podemos más que ser circulares y decir: siempre las cosas fueron así. Nuestros principios básicos tienen que ver con inclinaciones preracionales. Y no solamente respecto de las relaciones causales. Sino también sobre creencias coma la de que hay cuerpos extensos, cosa extensa.
Parecería que nuestras creencias básicas están ligadas con instintos básicos. Esto quizás no esté muy alejado de cierta lectura de la sexta meditación (el problema de justificar la creencia del mundo exterior). En un párrafo muy central al argumento donde Descartes dice que no tenemos ninguna facultad, mas sí una fuerte inclinación a creer que hay cuerpos. Al ser Dios bondadoso no puede engañarnos sometiéndonos a ser portadores de una inclinación que nunca lograremos satisfacer. El creer en un mundo exterior, de no haberlo, sería una falla sistemática en el sistema de mis creencias. Dice Hume que nuestras creencias forman parte de nuestra vida sensitiva más que de nuestra vida cognitiva.
En todo caso la tesis del racionalismo tiene que ver con las posibilidades de la razón de conocer por sí misma, sin ayuda de los sentidos, que cosas hay y deja de haber en el universo.

Si el análisis de Hume es correcto, todo lo que sabemos acerca de cuestiones de hecho, lo sabemos mediante inferencias causales. Nunca podemos saber de la existencia o no de algo sino mediante una inferencia causal.
El hábito tiene que ver con casi una ley de inercia de la imaginación: cuando la imaginación a sido puesta a funcionar, aún cuando falten experiencias o circunstancias, la experiencia continua funcionando del modo en que está acostumbrada a hacerlo. Esta inercia de la imaginación es aquel principio básico que me permite llenar huecos de la experiencia y sustituirla por experiencias completas que puedo tomar de la memoria.
Lo que diferencia a Hume de Descartes o Leibniz, es su crítica a los poderes de la razón. Para Hume tampoco hay nada parecido a una ley natural, y esta es su crítica a las formulaciones del contractualismo.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©