Kant, racionalismo y empirismo (II).


Resumen de Teóricos
HISTORIA DE LA FILOSOFIA MODERNA.
Prof Tit: Leiser Madanes
1997 - Carrera de Filosofía - UBA



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Los críticos más feroces de la metafísica se encuentran entre los empiristas, y frente a esa búsqueda de acercarse al sentido común, Kant les señala: aunque manifiesten desprecio por la metafísica, las grandes cuestiones metafísicas se imponen como una disposición natural a pensarla.
Del empirismo rescata la actitud crítica de haber forjado la madurez de la época ilustrada al cuestionar todo saber aparente, llevando la crítica a sus últimas instancias.
La idea de Kant es ir a la fuentes, a la razón misma. Hay que enjuiciar al mismo órgano que está tratando de dar la verdad: ¿hasta donde nuestras facultades nos permiten encontrar lo que queremos encontrar?
Crítica de la razón pura: crítica de la facultad de la razón en general, respecto a todos los conocimientos a que esta puede aspirar independientemente de toda experiencia; por lo tanto la crítica resuelve la posibilidad o la imposibilidad de una metafísica en general, y determina, no sólo las fuentes, sino también la extensión y límites de la misma; todo ello por principios.
La razón se vuelve actitud crítica hacia sí misma. Si logra vencer la crítica, va a quedar establecido el inventario completo de todos los conocimientos que se pueden adquirir sin recurrir a la experiencia. Y eso es la metafísica. Entonces, en este prólogo de 1781, Kant no hace ninguna diferenciación entre metafísica y crítica de la razón pura; mientras que en la concepción de 1787 las separa de alguna manera, pone a la crítica de la razón pura como algo que tiene que anteceder a la construcción del sistema.

Al igual que Descartes y los modernos en general, al proponerse precisar de nuevo y definitivamente el carácter de conocimiento genuino de la metafísica Kant se ve llevado a plantearse el problema del método. Así al comenzar el prólogo de la segunda edición de la C...(1787), lo encontramos a Kant haciendo un balance, con reminiscencias cartesianas, acerca de los logros de la lógica y la matemática; mientras que podemos asociar con Hume y los empiristas en general las inmediatas consideraciones acerca de la física. La lógica, la matemática, la física en su parte pura, y la metafísica van a constituir para Kant las cuatro ciencias racionales teóricas (la matemática y la física son teóricas porque determinan a sus objetos y sus conceptos), con la única restricción para la lógica. Lo primero que se hace en el prólogo de 1787 es señalar que la marcha segura de una ciencia es el hecho de haberse emprendido un camino único y sin tanteos. La primera de las ciencias que encontramos en esa situación es la lógica. Es un supuesto suyo y de su época que la lógica está cerrada y acabada desde los tiempos de Aristóteles. Cuando se empieza a evaluar por qué tiene estas características, la razón se encuentra con que puede lograrlo porque a su objeto puede se limitarlo perfectamente, por se el propio entendimiento en sus operaciones formales. Esto que parecía ser la ventaja que le permitía la completud y la perfección, se torna, en cuanto a su carácter de ciencia, una desventaja porque, para Kant ciencia es un conocimiento racional acerca de objetos distintos de mero proceder formal de la razón. La lógica falla justamente porque no se refiere a los objetos (“...el vestíbulo de las ciencias”).
La lógica con sus razonamientos permite poner en orden nuestros conocimientos, pero en ella no hay conocimiento nuevo. (coinciden Kant y Descartes).





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©