Kant, racionalismo y empirismo (III).


Resumen de Teóricos
HISTORIA DE LA FILOSOFIA MODERNA.
Prof Tit: Leiser Madanes
1997 - Carrera de Filosofía - UBA



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Prólogo II
La metafísica parecería no estar en el camino seguro de la ciencia porque allí hay tanteos

“Ahora bien, por cuanto en estas ha de haber razón [es decir, en toda ciencia que sea objetiva] es preciso que en ellas algo sea conocido a priori, y su conocimiento puede referirse al objeto de dos maneras: o bien para determinar simplemente el objeto y su objeto (que tiene que ser dado por otra parte) o también para hacerlo real. El primero es conocimientos teórico, el segundo “conocimiento práctico de la razón”.
La diferencia entre lo teórico y lo práctico es que en el ámbito de lo teórico, las ciencias lo que nos permiten es conocer un objeto que nos han sido dado para que la razón vaya y lo determine, y en esa determinación lo conozca.

En cambio en la moral no hay objeto dado, la moralidad es algo que se construye. Por lo tanto va a quedar sustraída del conocimiento (por eso es impropio que Kant diga “conocimiento práctico”). Se instaura el objeto, pero quedan así divididos dos ámbitos, que dan lugar a que haya una crítica de la razón pura y teórica y una crítica de la razón pura y práctica. La crítica de la razón pura teórica es la crítica de las facultades de conocer; la crítica de la razón pura práctica es la crítica de la facultades de obrar, donde justamente no hay conocimiento. Para Kant esa diferenciación es esencial porque permite decir donde se instaura de nuevo la metafísica, que no puede llegar a ser conocimiento porque no hay nada dado. Como Dios, el alma, el mundo y la libertad no son dados, no se los va a poder conocer.
Parecería ser, entonces, que el destino de la metafísica es negativo: si no puede conocer lo que le es propio, que son los objetos extraempíricos, la metafísica se cae en ese sentido de preguntas por las cuestiones supremas.

Pero como dejó abierto que hay otro uso de la razón pura que ya no es para conocer objetos, sino para determinar como obramos y realmente creamos los objetos (la moralidad como una creación human) entonces se salva la metafísica en el ámbito de lo práctico.
La razón sigue siendo pura en los dos ámbitos, porque siempre va a buscar principios independientes de la experiencia, pero los mismos que van a manifestarse a lo largo de la Crítica de la Razón pura teórica, van a permitir conocer objetos en su universalidad y necesidad.; en la Crítica de la Razón práctica nos van a permitir fundamentar una moral que tenga las mismas características y que nos ligue a un mundo inteligible.
Ontológicamente, también el mundo va a quedar escindido en dos. De ahí la dicotomía que va a plantar Kant entre lo que es fenómeno y lo que es noumeno, que se sustrae al conocimiento, pero que se vuelve a encontrar en otro ámbito, en el moral.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©