Kant (III).


Resumen de Teóricos
HISTORIA DE LA FILOSOFIA MODERNA. 
Prof Tit: Leiser Madanes 
1997 - Carrera de Filosofía - UBA



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

La nueva concepción de Kant con respecto a la sensibilidad y el entendimiento; la primera distinción entre ambos, donde se aparte de las posiciones racionalista y empirista.

Ya en 1770, en Disertación sobre la forma y los principios del mundo sensible e inteligible Kant hace explícita su concepción sobre las facultades de conocimiento, sensibilidad y entendimiento, como facultades separadas independientemente. Al hacerlo, Kant está abandonando una tesis común dentro del racionalismo moderno que sostiene que la sensibilidad no es sino entendimiento confuso. Paro los empiristas, pensar es sentir debilitado, es decir, igual pero a la inversa. Las dos corrientes sostienen que la diferencia entre sensibilidad y entendimiento es de grado, no de naturaleza. Kant dice que la diferencia es tajante, que se trata de facultades separadas, cada una con representaciones distintas.
Tanto para Wolff (filósofo alemán que sigue la escolástica leibniciana), como para Leibniz, el conocimiento sensible no se distingue esencialmente del conocimiento intelectual. Están en la tradición de Descartes y Spinoza, señalando que por los sentidos se percibe confusamente lo mismo que el entendimiento concibe de manera clara y distinta. Cuando Descartes trata de ahondar en el conocimiento del yo que existe, reflexiona y dice: "[...] soy una cosa que piensa, es decir, que entiende, quiere, no quiere, afirma, niega, imagina y siente."
Dado el carácter de la sensibilidad ligado al cuerpo, la misma resulta ser una fuente muy insegura de conocimiento, pues implica que el entendimiento puede verse perturbado por los estados corporales que lo afectan. En tal sentido se dice que las representaciones sensibles, propias de un entendimiento turbado, deben ser representaciones confusas. Lo único que ellas pueden representar con certeza es que el alma está siendo afectada de alguna manera.
Las filosofías de Spinoza y Leibniz sólo constituyen un perfeccionamiento de esta relación entre sensibilidad y entendimiento en la medida en que pueden concebirla claramente sin verse perturbadas por el problema de cómo puede el cuerpo afectar a la mente.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©