El Gea

Política: ¿ideas o intereses? (XVI).



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

El macro-poder, de alguna manera, ha intuido siempre este peligro. Y por ello, en los tiempos modernos, ha ejercido la violencia mas extrema en contra de esta movilidad que disturba las condiciones disciplinarias a las que la fuerza laboral ha estado constreñida. La esclavitud, como dice Negri y Hardt, puede ser considerada en una línea continua con los diferentes regímenes de trabajo asalariado, revelando al aparato represivo en su forma mas extrema en el intento de bloquear la movilidad de la fuerza laboral. La historia de la esclavitud negra durante la era colonial demuestra esta necesidad fundamental del poder jerárquico a controlar la movilidad laboral como también el deseo incontrolable del esclavo a escapar. El nomadismo de los explotados siempre expresa el rechazo a la explotación y la búsqueda de la libertad, la búsqueda de nuevas condiciones de vida.

En la imagen global del mundo contemporáneo el poder laboral y los movimientos migratorios son extremadamente difusos y difíciles de definir. Toda comparación con los movimientos migratorios de la época moderna - incluyendo el trafico de esclavos y las migraciones de colonos blancos - se transforma en un ejercicio fútil. Junto con el éxodo del llamado tercer mundo esta también el flujo de refugiados y de intelectuales sumados al desplazamiento proletario masivo en la agricultura y la manufactura. Todo intento de documentación legal se ve, muy pronto, incapacitado de copar con las migraciones clandestinas. Lo que empuja este flujo desde atrás es el deseo de huir de las condiciones culturales y materiales miserables de la reproducción neo-liberal. Pero lo que empuja hacia adelante es la riqueza del deseo y la acumulación de capacidades expresivas y productivas que los procesos de globalización han determinado en la conciencia de cada individuo y grupo social. Y, por supuesto, esto crea cierta esperanza. La deserción y el éxodo son formas poderosas de lucha dentro del Nuevo Orden mundial. Pero esta movilidad, obviamente, todavía constituye un nivel de lucha espontáneo y frecuentemente guía a nuevas condiciones de desrraigamiento, pobreza y miseria.

El espacio que solo se viaja debe ser transformado en un espacio vital, en un espacio de vida. Y la circulación debe transformarse en libertad. La Multitud en movimiento debe lograr la ciudadanía global. Su resistencia a las ataduras, su lucha contra la esclavitud de pertenecer a una nación, una identidad y a un pueblo y su huida de la soberanía y los limites impuestos en su subjetividad, son signos de cambio. El nomadismo y la hibridación (mestizaje) dentro del Nuevo Orden deben ser consideradas practicas ético políticas.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©