Oscar Fernández

El diálogo silente (IX)



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

En una visita a la Universidad de Costa Rica, el Dr. Ciro Flamarion Cardoso ofreció tres conferencias sobre semiótica y ciencias sociales, en las cuales puntualizo cuatro ideas de especial importancia: 

1) Uno de los grandes avances de este siglo en las ciencias sociales ha sido el descubrimiento de la existencia y de la omnipresencia de múltiples "programaciones sociales de comportamiento humano.1* Si estos comportamientos no estuvieren programados, aunque siempre con un margen de variantes, la gente no se entendería en sociedad. Y esto ha sido así desde la prehistoria, pues sin esas programaciones la interacción humana no habría sido posible.

2) Este descubrimiento no se realizó antes porque la ideología occidental, desde el siglo XVI, ha puesto el énfasis en el individuo, entendiéndose como un ser libre y transparente en si mismo, autónomo, autocontenido, actor de lo social sin compulsión externa y sin regiones no conscientes. Ha sido la revolución industrial, sobre todo la del siglo XX a través de los medio de comunicación de masas, de la publicidad, de los procesos industriales de automatización, de las cadenas de producción, etc, la cual llevó a percibir al hombre como afectado por programaciones sociales que no controlaba como individuo.
El siglo XIX estaba marcado muy fuertemente por la palabra escrita; con el advenimiento de lo audiovisual, nuestro siglo tiene mayores posibilidades de percibir los sistemas significativos no lingüísticos más que en el pasado, ya que la nuestra es una civilización donde predomina la imágen; el sonido, lo que no es esa palabra escrita. 

3) Con la crisis del signo el advenimiento del texto o discurso, empezaron a estudiarse los sistemas de significación más complejos, y se comprobó que el texto es inseparable de sus condiciones sociales de producción: 
no hay manera racional de trabajar un texto sin introducir la cuestión de las clases sociales. La Semiótica pasó, entonces, a ubicarse en el centro de muchas disciplinas como la historia, la sicología, la antropología, etc.

4) La semiótica está interesada en la coherencia y en la competencia transtextuales; es decir, en percibir el texto como una totalidad (acabada) dentro de un sistema: versos pertinencia en tanto objeto "concluido", el cual es cruzado y se cruza con los otros textos en el texto general de la historia y la cultura. Todo esta marcado por lo verbal. Y, al hablarse, al comunicarse entre sí, los seres humanos "introyectan" la ideología y el poder. Y eso es muy importante para un sociólogo, para un sicólogo social, para un científico político, para un historiador, pués permite resolver dilemas de crucial importancia y abandonar falsos problemas. 
La semiótica lleva a percibir, por ejemplo, esa ideología y ese poder no como instancias que están en la superestructura, sino como dimensiones que cortan (atraviesan) la totalidad social. En este sentido, una teoría adecuada de la codificaciones sociales es el puente que faltaba entre la infraestructura y la superestructura; gracias a ella es posible pasar de la una a la otra sin fracturas.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©