El Gea

Sobre la complejidad de educar en valores (XV).

Por Juan Ramón Tirado Rozúa, José Luis Ramírez, Aldo Mazzucchelli, Gustavo Lubatti, Cora y L.


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Y ni siquiera la elección de los medios se escapa a la deliberación ética, pues el fin no justifica los medios. Si para lograr un bien común hemos de utilizar medios que perjudican a individuos humanos (que ese es el problema de los sistemas colectivistas), hay que someter también la elección de medios a la deliberación ética. El individualismo liberal se irá al otro extremo, perjudicando a la sociedad para favorecer a cada individuo, lo cual es una confusión que exige una comprensión de lo que es un individuo. In-dividuo, a-tomo, no existe. Lo que existen son personas que se forman a partir de lo social y forman a su vez lo social.

Si de la verdad a la bondad no hay una deducción lógico-formal, la verdad, es decir el saber de los hechos inevitables (aquello que no puede ser de otra manera, según Aristóteles) es algo bueno para el hombre. Es decir que el saber es un fin elegido por su bondad, el cual nos hace ponernos a estudiar los hechos. Luego la propia ciencia es algo bueno y su bondad se determina por razones externas a ella. Son los hombres los que deciden estudiar una cosa u otra. El problema del saber científico es que, descubierta una posibilidad, es difícil que no haya alguien que la quiera poner en práctica. Esto es lo que algunos compañeros de ARjÈ están discutiendo a propósito de la manipulación genética. Sabemos que podemos intervenir en la procreación. Ya aplicamos la interrupción de la procreación. El aborto, antes considerado nefasto, ahora es un derecho de la mujer. Y estamos entrando en terrenos más intrincados de si es aceptable o no determinar la constitución genética de un feto. Todo esto son cuestiones éticas que envuelven cuestiones científicas, pero no las sustituyen. Lo científico es lo sabido, lo ético es el saber. Primero decido si debo saber, luego trato de saber.

La ética implica responsabilidad, la ciencia en sí no. Cuando un científico se plantea la responsabilidad de probar o no probar algo en la práctica, ya no piensa científicamente sino éticamente. La ciencia constata que el fumar produce cáncer de pulmón, pero no lo valora. Hay quien prefiere correr ese riesgo sin dejar el placer de fumar y hay quien no. Hay quien prefiere una vida larga con cierta enfermedad y hay quien prefiere morir antes que seguir sufriendo.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©