El Gea

Sobre la complejidad de educar en valores (XXI).

Por Juan Ramón Tirado Rozúa, José Luis Ramírez, Aldo Mazzucchelli, Gustavo Lubatti, Cora y L.


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Este tema tendríamos que ventilarlo en unas cuantas horas de plática, mano a mano y con un trago.

Yo no pretendo ser un seguidor de Aristóteles, sino un continuador. Modesto pero continuador. Todos tenemos visiones claras pero tardamos a veces años en darles expresión adecuada. Muchos escritores se ha llevado a la tumba la mejor de sus obras.

A mi lo que me interesa es captar algunas de las maravillosas intuiciones de Aristóteles y utilizarlas si es posible incluso mejor que él. No me tomes por pretencioso, creo que soy honrado en eso. Si logro hacrlo bien será por falta de competencia, no por falta de honestidad y entusiasmo.

Muchos han hablado a estas alturas de la diferencia entre poiesis y praxis y entre techne y frónesis, pero no encuentro a nadie que vea el cuadro desde el ángulo que yo lo veo. Es decir sí, tengo algunos alumnos de doctorado que lo han llegado a vislumbrar y que se sienten enriquecidos por ello.

Aristóteles tiene un problema con la theoria. Es demasiado platónico en ello. En realidad tanto la theora como la poiesis y la praxis son formas de vida, es decir praxis. Se trata de un holograma o de una sinécdoque.

P theoria P

R           R

A poiesis A

X          X

I praxis I

S          S

La praxis es la vida humana, la experiencia que se convierte en hábito o virtud, en frónesis.

El ser humano se ve impulsado a desarrollar su vida y ya ahí está la tendencia que llamamos el bien. Pues el bien no es ni más ni menos que aquello a que toda actividad humana tiende, como dice Aristóteles al comienzo de su ética a Nicómaco. Queremos vivir y queremos vivir bien, superando los problemas que surgen a nuestro paso. Y para eso el hombre hace uso de una serie de instrumentos o herramientas que le hacen prever y resolver cada vez mejor problemas vitales. Nuestros órganos corporales son los instrumentos más inmediatos (el estómago que trasforma el alimento en cuerpo vivo), el intestino con los riñones que sirven para desechar lo que el cuerpo no necesita, la respiración y la circulación de la sangre, el cerebro que procesa nuestro pensamiento, los sentidos. Todo eso se llaman órganos, es decir instrumentos. Pero son instrumentos internos. La mano humana es un instrumento corporal maravilloso que nos sirve para construir otra serie de instrumentos ya totalmente externos.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©