Oscar Fernández

Teoría sociosemiótica de la tecnología biológica (III).

Por Oscar Fernández - osfernandezve@yahoo.es.
Universidad Pedagógica Experimental Libertador.
Centro de investigaciones contemporáneas (CINCO)
Línea de Investigación: viejas y nuevas racionalidades científicas. Coordinación de investigación y postgrado


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

 Existe una gran separación epistemológica entre el pensamiento y el habla. Hay mayor cercanía entre el pensamiento y la escritura que entre el pensamiento y el habla. Y es precisamente esa distancia la que permite la condición de instantaneidad del habla. Por otra parte la escritura más oralidad escrita, es pensamiento escrito, ya que el acto de escribir exige tiempo y por lo tanto queda sujeto a la condición de ser pensado; repensando.

 La lectura también es compleja, puesto que su retorno al pensamiento es un devolverse que no conduce siempre al mismo sitio, a excepción del caso de la escuela, la cual se viste de uniforme el cuerpo y la mente. La lectura no solo se aplica a la decodificación de signos gramaticales, sino que además la lectura rebasa los procesos de reconstrucciones semánticas para a veces convertirse en construcciones colectiva. Las dualidad producción-interpretación definen un juego de signos reduciendo todo discurso al orden de los significantes.

*(2)La bifurcación lexical entre el lenguaje escrito y oral distingue un entramado universo de interconexiones que los acerca por un lado pero por otro los distancia.

Entre el lenguaje científico y literario:

“Eco lanza su teoría de obra abierta en donde el destinatario es colaborador de la vida polisémica del texto, el cual no cesa de hacerse continuamente.
(Vilma Vargas)

 El lenguaje utilizado en ciencias sociales, podría considerarse como un tipo de lenguaje intermedio entre el científico y el lenguaje literario. Debido a que este presenta características estructurales y funcionales que corresponden a ambos sistemas signicos (3) Y es a este interesante fenómeno al que se refiere Vilma Vargas cuando habla de Oscilaciones del vocabulario, las cuales les permiten a las ciencias sociales hacer uso de términos provenientes de las ciencias naturales y de la literatura para resignificar de acuerdo al contexto expreso, y para reconducir el discurso a niveles retóricos deseables por el hablante o escritor. Y es que el lenguaje utilizado en ciencias sociales se nutre en gran medida del vocabulario común el cual le permite un mayor grado de significación, sin afectar la comunicabilidad debido a la arbitrariedad del signo (4)*. Si bien es cierto que la orientación del signo lingüístico va a depender de la semantización de los vocablos, es decir, del ordenamiento de las palabras, lo cual estará sujeto a la creatividad y a la experiencia del escritor/hablante, dando de este modo una aparente condición de infinitud en el lenguaje. También lo es, el que existan vocablos que no son nada arbitrarios, los cuales pertenecen a lenguajes simbólicos; “en el símbolo es más que todo el significante el que tiene la característica de no ser jamás arbitrario, implica un rudimento de relación entre el significado y significante, como por ejemplo el símbolo de justicia (1) ” Y es precisamente esta condición de orden y desorden, de organización y autoorganización (Yin y Yang) lo que permite la comunicabilidad en el signo lingüístico. Pero yendo más allá ¿es posible encontrar niveles de significación fuera del signo lingüístico?

¿Es necesario distinguir entre semiótica de la producción y de la interpretación?

“(1) ”..VARGAS. Vilma. Una semiología del texto poético. U.C.V. Caracas. 1989. Pag. 34





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©