Conozca a los creadores de Andinia.com

Desequilibrio organizacional (VI).




Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Volviendo al tema, la cuestión es que los sistemas de determinada época histórica siempre va a pretender ser los mejores, y va a situar a todo el resto de la historia como una serie de hechos necesarios para que se haya dado el progreso actual. Pero no hay que creerse tan facilmente lo que nos cuentan, hay que utilizar lo mejor dentro de lo que esté a nuestro alcance. Y si esto mejor es el sistema de trueque, el prescindir del los bancos o del dinero, o el viejo comunismo renovado, transformado en neocomunismo, no hay porqué acobardarse.

La utilización de la “acción de oro” es una solución...pero sólo dentro de un marco de mayor equilibrio de poder organizacional a todos los niveles. Es decir, esta política de la acción de oro no tendría sentido si se utiliza en el contexto actual, donde cada gobierno de turno utilizaría tales acciones en beneficio de los que han aportado a sus campañas políticas.

Además de que es cierto de que ahora existen guerras no convencionales, guerras económicas no tangibles e igual o más peligrosas que las guerras convencionales. Hay que reconocer que lamentablemente también, el armamento utilizado, por ejemplo, en la última guerra mundial es obsoleto al lado de que se utiliza en la guerra contra Afganistán, por ejemplo. Con esto me quiero referir a que la virtual existencia de menos guerras que antes no es para nada una garantía, ya un “pequeña guerra” actual donde se usaran misiles nucleares tácticos, por citar solo un caso, sería a nivel local humano y medioambiental devastadora, y en muchos casos a nivel mundial también.

La existencia del terrorismo, y me refiero tanto al terrorismo clásico como al de los propios Estados “democráticos” como Estado Unidos ejerce fuera de sus fronteras, es un factor que hace que el hecho de la existencia de menos guerras que antes no tranquiliza para nada la situación mundial.

De hecho, lo que evitó la existencia de guerras abiertas a gran escala en la mayor parte de la segunda mitad del siglo XX fue la guerra fría. Es decir, lo que garantizó la paz, salvo la existencia de guerras localizadas en Asia y Centroamérica, fue la existencia de un conflicto, de una oposición claramente manifiesta entre dos ideologías de Estado, y que ahora echamos de menos. Estoy seguro que si se entrevista a un norteamericano cualquiera sobre si preferiría a los comunistas que a los terroristas, seguramente preferirá a los primeros. Cuando existía una oposición clara, definida incluso geográficamente, el enemigo estaba identificado, o al menos existían posibilidades mayores de acotarlo o descubrirlo. Ahora los golpes viene de la oscuridad, pero de la oscuridad (recordemos) en que dejan los grandes conglomerados económicos a los “subdesarrollados”.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©