Deportes y eficacia de esfuerzo (II).



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Luego de mi sorpresa ante ese conocimiento "intuitivo" de que estaba viendo a un buen nadador arrojarse al agua, me di cuenta de que tal conocimiento dependía del haber identificado rápida e inconscientemente su forma de caminar relajada y segura hasta llevar al borde de la pileta, junto con su forma de impulsarse desde el mismo, entrando al agua casi sin ruido y sin salpicar si quiera.

Pero en seguida comprendí que esta habilidad oculta en mi no había surgido de un día para otro, era el resultado de llevar practicando la natación, a distintos niveles, desde hacía más de 15 años.

Todo aquel que haya dominado la práctica de algún deporte que implique el adquirir nuevas y complejas habilidades corporales, y que además tenga buena memoria unida a las ganas de sacar conclusiones, se habrá dado cuenta de que el no tener una determinada habilidad deportiva implica que tampoco podamos distinguir esa habilidad en los otros más que a grandes rasgos.

Por esto mismo, es muy difícil, sino imposible, el percatarse de la mejora y perfección de una habilidad deportiva determinada si no se conoce el objetivo que tal educación física persigue y la mejor forma de alcanzarlo.

Dicho de otra forma, no es posible diferenciar entre diferentes técnicas y estilos deportivos o que implique el uso del cuerpo, cuando no se conocen dichas técnicas y estilos, o incluso cuando no se los ha vivido en carne propia.
Es por eso que este conocimiento tiene que ser tanto práctico (haberlo sentido) como teórico (haberlo comprendido), es decir, tiene que ser en definitiva un conocimiento completo de tal actividad deportiva que se entiende pero que a la vez se tiene incorporado a uno mismo.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©