Deportes y eficacia de esfuerzo (IX).



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

O, tal como dijo Daisetsu Suzuki:

"El conocimiento técnico no es bastante. Uno debe trascender las técnicas para que el arte se convierta en un arte sin artificio, que brote del inconsciente."

Un buen deportista es aquel que a logrado que su estilo sea parte de él mismo, que constituya un reflejo más de su propio cuerpo, una habilidad motriz que no puede diferenciarse de otras habilidades consideradas “innatas”, lo que podríamos llamar un “arte corporal”.

Como dijimos al principio, la natación es un ejemplo de un deporte muy diferente al Judo (desde el momento en que no existe contacto con el oponente) pero en el que igualmente se aplican todos estos principios.

En la natación, el esfuerzo también puede ser trasladado al oponente, aunque en este caso no nos referimos al adversario que compite contra nosotros, ya que el no puede aliviarnos de parte de nuestro esfuerzo físico, sino al agua, a la cual podemos en cierta forma transferir parte de nuestro cansancio logrando “evitarla” lo más posible, es decir, logrando una posición hidrodinámica, basada a su vez en una buena técnica, una adecuada estrategia y entrenamiento acordes con la distancia y el tipo de prueba en la que estemos participando.

El esfuerzo puede ser también trasladado de nuestro propio cuerpo a “la naturaleza”. En el caso de la natación, la naturaleza está representada al igual que en el Judo (y en prácticamente todos los deportes) también por la gravedad y además por la flotabilidad.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©