Seguridad para nadadores, bañistas y buzos (XLIV).



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Aunque ya hemos mencionado respecto de la transmisión de enfermedades algunas recomendaciones al principio de este artículo, a continuación recordaremos algunas de ellas y agregaremos otras más específicas:

2.A.1) - Prevenir la micosis.

Para prevenir los “hongos” o el “pie de atleta” o, en fin, cualquier micosis que puede surgir en la piel favorecida por la gran humedad, hay que secarse a conciencia entre los dedos de los pies y las manos, bajo los brazos y entre las ingles y nalgas, es decir, en todo aquel lugar del cuerpo que por su temperatura elevada, ausencia de luz y conservación de la humedad, pueda ser ideal para la proliferación de hongos de este tipo.

Tampoco hay que olvidar usar nuestro propio calzado siempre que salgamos del agua, incluso para caminar por las playas o bordes de las piletas o piscinas, duchas y vestuarios públicos, porque precisamente allí es donde existen mayores posibilidades de contagio. Demás está decir que el calzado de playa (las chanclas o hojotas) deben ser por este motivo de uso estrictamente personal.

2.A.2) - Prevenir la pediculosis.

Para eso es que en la mayoría de las piscinas se exige el uso de gorras o gorros para bañarse, se lleve el pelo largo o corto. Pero en piletas públicas hay que usar estas gorras incluso aunque no se las exija.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©