Conozca el Gea.

Sobre Dios (¿o sobre lo humano?) (XIII)



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Néstor Martínez escribió:

Estimado José Antonio:

Ante todo, por supuesto que Dios es en última instancia inefable e incomprensible. Si no fuera así, no sería Dios. Y si en un mail de "Arjé" se pudiese elucidar completamente la naturaleza divina, algo andaría muy mal.

Pero eso no quiere decir que nuestra razón no pueda conocer cosas verdaderas acerca de Dios. Entre el todo y la nada, está el algo. Entre la comprensión perfecta, luminosa, y el agnosticismo absoluto, está la trabajosa y humilde labor de la razón filosófica y teológica. Nuestra experiencia cotidiana desmiente la equiparación entre saber verdadero y saber totalmente comprensivo.

Pero es cierto que ese conocimiento filosófico requiere el máximo esfuerzo de nuestra inteligencia, y ello presupone que queramos hacerlo, lo cual presupone que queramos tener ese conocimiento. Es decir, exige de nosotros una postura activa y positiva de pensamiento y reflexión que no esté dominada a priori por la voluntad de que todo ello sea falso.

La inmutabilidad de Dios se sigue de su carácter de Causa Primera. Todo lo que cambia, tiene una causa. La Causa Primera por definición no puede tener causa. Luego, no cambia.

También se sigue de su carácter de Ser Necesario, que no puede absolutamente no ser. Todo cambio implica no ser de algún modo, pues implica dejar de ser lo que se era y no ser aún lo que se va a ser. Luego, el Ser absolutamente necesario es inmutable.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©