Conozca el Gea.

Sobre Dios (¿o sobre lo humano?) (XXVIII)



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

En palabras de Kant, diríamos que la categoría de la causalidad sólo rige para procesos ocurridos en el mundo empírico, en nuestro mundo, el mundo contingente, el mundo de los cambios, donde los procesos ocurren en el tiempo y el espacio. No podemos extender "porque sí", sin ningún fundamento, las categoría de causa-efecto, que es lo que hace esta "prueba" de la existencia de Dios.

Aquí habría que distinguir primero dos formas posibles de aplicar el principio de causalidad a la experiencia: 1) Partiendo de un ente contingente dado en la experiencia, concluir una causa también dada o dable en la experiencia 2) Partiendo de un ente contingente dado en la experiencia, concluir una causa no dada ni dable en la experiencia.

Luego, habría que preguntar si consideras que el segundo modo de aplicar la categoría de "causa" es inválido. En caso afirmativo, hay que preguntar porqué. No alcanza con recurrir a la sola autoridad de xKant, es necesario argumentar.

Por mi parte, adelanto la razón por la que es necesario afirmar que "todo ente contingente tiene causa" (la formulación más profunda del principio de causalidad):

El ente contingente puede no ser (definición). 
Lo que puede no ser, no tiene en sí mismo su razón de ser. En efecto, de suyo tanto puede ser como no ser, luego, no es "de suyo" que existe, si existe, sino, por tanto, por determinación de otro. O sea, es causado.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©