Conozca el Gea.

Sobre Dios (¿o sobre lo humano?) (XLIII)



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Sé que vos, como persona mejor instruida que yo en religión y teología (y filosofía medieval), sabés que ninguna de las 5 vías es concluyente sin suponer previamente la existencia de Dios, o sea, sin creer previamente que Dios existe.

Aquí me estás acusando de deshonestidad intelectual en forma totalmente gratuita. Las cinco vías en la mente misma de Santo Tomás son argumentos racionalmente demostrativos, y si yo los propongo como tales es porque así los considero, no porque piense lo contrario.

Si no lo entendés así, diculpame que no trate más el tema, ya que no me siento actualmente capacitado en fundamentar el porqué de los errores de Santo Tomás utilizando su misma jerga lingüística, ni tengo ganas de volver a leer la Suma teológica.

En tal caso, cabe dudar de si realmente serán errores, ¿no?

Yo quiero hablar de argumentos y razones, no de filósofos y sistemas.
Cuando mencioné los argumentos de Kant, mi idea no era apoyarme "en lo que dijo Kant", solo en las ideas que expresaban lo que transcribí.
Coherentemente con lo que dije antes, no quiero basarme en citas de autoridad, tampoco discutir un sistema filosófico, mucho menos (Dios me guarde!!) el de Kant.

Aclarado esto, voy entonces a lo que me compete.</i>

Decís que:
 
"todo ente contingente tiene causa (principio de causalidad). Esto es así porque el ente contingente, de suyo, puede tanto ser como no ser, y así, si
existe, no es por sí mismo, sino por otro, que es así su causa."

Esto que explicas, no es una razonamiento inválido, porque ni siquiera llega a ser un razonamiento.
Es sólo una afirmación que afirma otra afirmación, que en realidad es la misma que la primera y que, a su vez, afirma otra afirmación.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©