Conozca el Gea.

Sobre Dios (¿o sobre lo humano?) (LVIII)



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Al mezclar los caballos con triángulos se ve claramente cual es tu error de comprensión del mundo.

Una cosa es la definición que reza que todo caballo es animal, la cual puede equipararse a la del triángulo, pero otra cosa muy distinta es equiparar esto con la existencia o no de los caballos.
Este es el error que todos los que quieren probar la existencia de Dios cometen.

Un caballo pueden ser “algo que existe” “muchas cosas que existen” “infinitas cosas que existen”, etc, etc. Pero, ya sea en una pluralidad o en la unidad, “es” “existe”, y esto es independiente de que se lo defina o no.

Esto es lo que diferencia a los caballos, que “son” ontológicamente hablando, de los triángulos, de los unicornios o de Dios, de los cuales nunca se ha probado su existencia más allá de la meramente conceptual, lo que nos lleva a hablar sobre ellos y que nos muestra, a cada momento, que a la imagen de estos seres no se llega por pruebas filosóficas, ya que en ellos sólo se puede creer.

Federico.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©