Conozca el Gea.

Sobre Dios (¿o sobre lo humano?) (LIX)



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Néstor Martínez escribió:

Estimado Federico:

Preguntas:

¿Dónde está estipulado que todo ente contingente no pueda existir de su propia naturaleza?

Pero efectivamente, "de su propia naturaleza" el ente contingente no puede existir, porque entonces sería necesario, no contingente. ¿Porqué? Porque sería contradictorio que a algo le faltase aquello que tiene "de su propia naturaleza", pues sería lo mismo que decir que algo es distinto de sí mismo. Y entonces, al ente que existiese "de su propia naturaleza" sería contradictorio que le faltase la existencia. Pero entonces no podría no ser. Y entonces, no sería contingente, sino necesario.

Eso es lo que quiere decir "de suyo", precisamente, lo que corresponde a algo "de su propia naturaleza". No es algo tan difícil de comprender.

Es así que todo ente contingente por definición puede no ser. Luego, ninguno existe "de su propia naturaleza". Luego, todo ente existe por una razón que está fuera de él, pues está fuera de su propia naturaleza. Y eso es una causa. Luego, todo ente contingente es causado.

Tu afirmaste algo, yo afirmé lo contrario. Tu no has dado razones de tu afirmación, yo tampoco.

Por lo tanto, tu insistencia en esta supuesta "nueva versión" de tu argumento simplemente demuestra que consideras a tus afirmaciones (es decir, tus supuesto, convicciones, o como te guste llamarlas) como razones.
Crees, por tanto, que desglosar a tu afirmaciones en partes es dar razón de las mismas, cuando lo único que haces es afirmar tus creencias por partes, basándolas en afirmaciones desglosadas.

Ver arriba. 





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©