Conozca el Gea.

Sobre Dios (¿o sobre lo humano?) (LXI)



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Hay que prestar atención acá. El ejemplo del "triángulo" no lo saqué para hablar de la relación entre el triángulo y la existencia, sino de la relación entre el triángulo y ciertas propiedades suyas, que son, unas necesarias (como el tener tres lados) y otras contingentes (como el ser escaleno). El sentido del argumento era mostrar cómo lo que pertenece a algo en forma contingente no le pertenece por su naturaleza: las propiedades necesarias, las tiene por ser triángulo, las contingentes, no, sino por alguna otra razón.

Es otra cuestión saber si la naturaleza del triángulo depende o no de nosotros. El hecho es que si tiene tres lados, es por ser triángulo, y en ese sentido, es por su naturaleza; si es escaleno, es por otra razón. Incluso si se dijese que es triángulo porque así lo hemos definido, y el otro es escaleno porque así lo hemos definido, el hecho es que no alcanza con definirlo como triángulo para que sea escaleno, mientras que sí alcanza con tal definición para que tenga tres lados.

Obviamente también que el caso del triángulo no es el del Unicornio. El triángulo no es una creación de la fantasía humana. Nada impedía hacer que el Unicornio, además, tuviese alas. Todo impide agregar al triángulo un lado o un ángulo más.

Tampoco los caballos son creación de la fantasía humana, como sí el Unicornio. No depende de nuestro poder definitorio que el caballo sea mamífero en vez de reptil. Claro, me refiero a esa cosa que llamamos "caballo" y que podríamos perfectamente también llamar "superman". (Ver arriba).





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©