Sobre "LA" Verdad (II)



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

El ejemplo más reciente de lo que digo se hace palpable en que sigue plenamente vigente mi destrucción lógica (no puedo llamarla de otra forma) de lo que vos considerabas una razón de la existencia de Dios (ver el e-mail anterior). En su defensa, lo único que haces es repetir lo mismo, seguís afirmando, una y otra vez...estás convencido de que decís algo razonable, y al parecer no puedo hacerte ver lo contrario.

Establecés que lo “contingente” (“lo que puede ser como no ser”), no puede ser de “su propia naturaleza”, ya que sino no sería “contingente” (“algo que puede ser como no ser”).

Dices: “Eso es lo que quiere decir "de suyo", precisamente, lo que corresponde a algo "de su propia naturaleza". No es algo tan difícil de comprender.”

Por supuesto, lo comprendí desde un principio. Es una afirmación de lo más simple y sencilla: estás diciendo, simplemente, que lo contingente, para serlo, no puede haber sido “de su propia naturaleza”. Estás estableciendo por definición que lo que es contingente no puede ser de su propia naturaleza, sino por una causa no contingente.

Simplemente definís que algo es de determinada forma, y a partir de allí deducís. Pero tu definición es absoluta y totalmente arbitraria, ya que el problema es que la misma NO-SE-APOYA-EN-UNA-RAZON , no es “razonable” lo que decís. Es simplemente algo que vos creés que es así, y por lo tanto, definís así.

Para más detalles, léase el desglosamiento de tus supuestas razones de la existencia de Dios, que demuestran que las mismas son realmente simples afirmaciones sin base racional. (insisto, ver mail anterior).





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©