Conozca el Gea.

Sobre lo humano (¿o sobre Dios?) (XXVI)



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

La misma consecuencia negativa se puede sacar de tu tesis que dice que esa diferencia esencial no existe. Tú reconoces que es inevitable matar a algunos animales para alimentarse de ellos. ¿Luego también podría ser inevitable matar a algunos judíos o negros para alimentarse de ellos?
¿Porqué no, si no hay diferencia esencial?

Para aclararnos bien, entiendo que si un hombre hace daño innecesariamente a un animal en forma voluntaria, por ejemplo, simplemente por divertirse viéndolo sufrir, comete un pecado, pero no por un derecho que tenga el animal, sino por el deber que tiene el hombre de mantenerse alejado de la crueldad, la maldad, y cosas semejantes.

Lo de los delfines no es que lo haya dejado de lado, simplemente estaba incluido en lo que dije del instinto de los animales que los lleva a buscar el bien de su especie. Eso implica obviamente ciertas acciones "cooperativas". Esas acciones cooperativas pueden extenderse también a miembros de otras especies. A veces las hembras de ciertas especies crían a los cachorros de otras. Nadie dice que los animales no tengan sentimientos.

Por supuesto que los tienen: la ira, el miedo, la tristeza, la alegría, son sentimientos. La felicidad es otra cosa: tiene un componente esencial que es racional, espiritual.

Pero los sentimientos de los animales son específicamente diferentes de los de los humanos, porque éstos tienen justamente un componente racional y espiritual del que aquellos carecen.

No olvidemos además que los delfines sí compartirían la tesis (en caso de poder compartir una tesis, que no pueden) de que no hay diferencia esencial entre ellos y los humanos, pues no saben ni pueden saber qué cosa es un ser racional.

Saludos cordiales

Néstor Martínez.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©