Conozca el Gea.

Sobre lo humano (¿o sobre Dios?) (XXXVI)



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Respecto de la esencia, decís: "Sólo puedo responder en caso de que objetes algo, que hasta ahora no lo has hecho." Bueno...lo mismo digo!!
Nunca has dado ningún argumento que demuestre la existencia de lo esencial, por lo tanto, sólo me he limitado a responderte de la misma forma en que tú has "argumentado". Es decir, exponiendo mi creencia de que eso no es así, frente a la exposición inicial, por tu parte, de que ello sí es así (aunque algo más intrincada y rimbombante, pero en suma, sin razones que la justifiquen).

Has dicho, por ejemplo:

"Pero para que existan varias cosas, alguna diferencia esencial debe haber, aunque sea la diferencia esencial entre los elementos que componen esas múltiples cosas" Esto es falso también, como dije antes, existe la diferencia entre las cosas, y esta no tiene porqué ser esencial, sino sólo una diferencia de "matices", más o menos alejados.
Por otra parte, en general se reconoce la existencia de partículas subatómicas que todo lo componen y lo forman. Estas partículas no se diferencian unas de otras, pero conforman todo lo que vos diferenciás como "esencialmente" diferente a tus ojos, como la madera y el metal.

Resumiendo, todo lo que has dicho en defensa de la existencia de la esencia se basa en el hecho falso de que para que algo se diferencie de otra cosa, esa diferencia debe ser esencial. En tus palabras:

"Decir que no hay diferencias esenciales equivale a decir que sólo existe una gran cosa, o un solo tipo de cosas."
O sea, si no existieran las diferencias esenciales, según vos, no habría diferencias de ningún tipo.
Eso, es lo que has dicho.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©