Conozca el Gea.

Sobre lo humano (¿o sobre Dios?) (LXVI)



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

La "mentalidad y situación de la época" no surgen de la nada, sino que la crean los seres humanos que viven en esa época los que a vez, para propagar dicha mentalidad, crean instituciones como la iglesia católica.

 La práctica de la tortura en los interrogatorios no fue creada por la Iglesia, sino que la Edad Media toda la recibió, como dije, de los romanos, y seguramente, de toda la Antigüedad, como que hoy día aún se sigue practicando, tal vez más comúnmente de lo que nos gustaría aceptar. La mentalidad de una época surge también de lo que se hizo y pensó en épocas anteriores. Es curioso que nos alarmemos ante el relativismo sólo cuando se trata de acusar a la Iglesia. La existencia de circunstancias atenuantes de una acción, por otra parte, no implica relativismo alguno. Una cosa es la bondad o maldad objetiva de una acción, y otra la culpabilidad del agente. La ignorancia invencible, por ejemplo, puede hacer que el que realiza una acción objetivamente mala no sea subjetivamente culpable. Los contextos históricos pueden crear situaciones de ignorancia invencible. De todos modos, al dejarse influenciar más de lo debido por costumbres paganas heredadas del pasado, los hombres de Iglesia estaban siendo en todo caso menos fieles a la esencia misma del catolicismo. Eso es parte de la doctrina católica: que el hombre conserva siempre la libertad de elegir entre el bien y el mal, también después de haberse bautizado y haber sido hecho miembro de la Iglesia. 

Por otra parte, la iglesia, al igual que los reinos de Castilla y Portugal, también respondía y responde a intereses políticos. El negar esto es vivir con los ojos en el cielo, no en la tierra y en la humanidad.
Los reinos de Castilla y Portugal eran católicos porque la iglesia respondía a intereses políticos.

En toda organización humana existe una "política", desde que existe una autoridad y se ejerce un poder, en busca de los objetivos de dicha organización. El asunto es cuáles son esos objetivos. Los reinos de Castilla y Portugal eran católicos, en definitiva, porque a los miembros de la Iglesia de aquellos tiempos (que eran todos los miembros de la sociedad, prácticamente) les pareció que esa era la mejor forma de alcanzar los objetivos religiosos de la Iglesia. Es vivir con los ojos en el cielo, y no en la tierra, el pensar que una misión específicamente religiosa como la de la Iglesia puede desarrollarse en el éter y no en la historia concreta de los hombres, que es también historia política, económica, social, etc. La Iglesia existe para anunciar e implantar el Reino de Dios en la historia de los hombres concretos, reales, de carne y hueso. Tiene que tratar con esos hombres reales, y para eso, no puede sacarlos de la historia real y llevarlos a una "historia religiosa" paralela. Eso no quiere decir que su finalidad sea del mismo tipo que la de los reinos de este mundo, sino que es esencialmente diferente: se ocupa de la relación de los hombres con Dios, y sólo en tanto tiene que ver con ésta, de la relación de los hombres entre sí y con las demás cosas.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©