Conozca el Gea.

Sobre lo humano (¿o sobre Dios?) (LXVII)



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

La preocupación por parte de la iglesia de los intereses políticos es en gran medida lo que ha llevado a una organización como la iglesia a preservarse en el tiempo, a subsistir y conservar en la medida de lo posible su poder sobre una gran parte de la masa de la humanidad.

Cabe preguntarse entonces si a Napoleón o a Hitler o a la ex Unión Soviética les faltó preocupación por los intereses políticos, que se terminaron tan pronto.

Dices:
"Eso no significa que no se hayan cometido abusos y crímenes, por los que recientemente hemos pedido perdón por boca del Santo Padre Juan Pablo II."

Comprendo que es muy fácil cometer "pecados" a diestra y siniestra para luego decir arrepentido "he pecado", y que unos cuantos padres nuestros nos salven del infierno. Pedir perdón es sólo una forma más de hipocresía.
Quizás a eso llames vos la gracias de Dios.

Entiendo que se pueda pedir perdón por hipocresía, pero no entiendo que pedir perdón sea necesariamente hipocresía. Sin el perdón, la vida humana se volvería insufrible, y de hecho, se vuelve así muchas veces, precisamente por la falta del perdón. El que ha ofendido a otro debe pedirle perdón y tratar de reparar su ofensa. No creo que se pueda decir con seriedad que todo pedido de perdón es hipócrita. Existen sin duda casos de verdadero arrepentimiento. Incluso nosotros hemos experimentado muchas veces el arrepentimiento por algo que hicimos a otro. Otra cosa es que hayamos tenido el valor de pedirle perdón. Ojalá.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©