Conozca el Gea.

Sobre lo humano (¿o sobre Dios?) (LXXII)



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

La misma creencia en su testimonio es la prueba de ello: si tuviéramos razones que nos demostraran sus afirmaciones, no necesitaríamos creer en lo que dice un testigo, simplemente sabríamos que es verdad.

Exacto. Ver arriba.
 
Dices: "El criterio católico es el de arriba: según los casos, evidencia, razonamiento, fe. La fe puede ser humana o divina. Es humana, por ejemplo, cuando le creemos al médico que la pastilla que nos da no es veneno. Es divina la fe en la Revelación de Dios en Jesucristo, escrita por inspiración del Espíritu Santo en la Sagrada Escritura, trasmitida con la asistencia del mismo Espíritu en la Tradición que viene de los Apóstoles y se conserva viva en la Iglesia, e interpretada con autoridad por el Magisterio eclesiástico instituido a esos efectos por Cristo y asistido para ello por el Espíritu Santo."

Sin comentarios...

Dices: "No podemos hacer que otro crea.”

Entonces ¿porqué insistes en que hay razones que demuestran la existencia de Dios?

Precisamente porque la fe no se produce por razones. Las razones son el "preámbulo de la fe". La fe no se basa en razones, en sí misma considerada, sino en la ciencia y veracidad del testigo al que damos fe. Pero a su vez tenemos que tener signos racionalmente perceptibles de que esa ciencia y veracidad existen. En el caso del médico, lo vemos en su consultorio del hospital o sanatorio, con su bata blanca, su diploma en la pared, y enfermeras que lo llaman "doctor", etc. etc. Por eso aceptamos la receta que él nos da, y no la que nos diese el cuida-coches, por ejemplo. Esas razones muestran que es razonable creer al médico, pero no nos eximen de la fe, porque no nos dan la evidencia ni la demostración de la virtualidad curativa del remedio recetado.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©