Conozca el Gea.

Sobre lo humano (¿o sobre Dios?) (LXXXIV)



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

No no, para nada...te confundís y mezclás tus ideas.
 
Te recuerdo que lo que pretendíamos discutir en estos intercambios de correspondencia que en principio se titulaba "Animales y derechos", y luego pasaron a llamarse "Animales, derechos y la iglesia", es en todo caso sobre lo humano y sus diferencias con los animales, y los derechos aplicables a estos últimos. Esto ha derivado en el tema de la existencia ontológica o no de las esencias.
 
No no, no estoy dispuesto a reproducir la discusión que llevamos a cabo en otro intercambio de ideas, cuando en este caso los temas son otros. Por supuesto podés volcar tus ideas a este respecto en la otra discusión que llevamos a cabo pero, por favor, no en esta. No mezclemos las cosas. Allí encontrarás también mis respuestas a tus últimas afirmaciones o negaciones respecto de las pruebas de la existencia de Dios. (Ver "En Dios sólo se puede creer")*(1).
 
Aclarado esto, a lo que nos compete.

Que no exista ontológicamente la esencia de los átomos (o cualquier otra cosa), no significa que tal clase conceptual (o cualquier otra) no exista.
De hecho, es indiscutible que las clase conceptuales existen. Así es como pensamos, englobando las cosas bajo aspectos que consideramos más comunes que otros.

¿Existen los átomos, sí o no? Si existen ¿existen como átomos, o como otra cosa? Si existen como otra cosa, entonces los átomos no existen.

Al hablar de los átomos por supuesto presuponemos que existe algo común a todos ellos, eso es indudable.

Luego, si los átomos existen, eso común existe, y si eso común no existe, los átomos no existen.

*(1). N.E.: Ver "Sobre Dios (¿o sobre lo humano?)".





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©