Conozca el Gea.

Sobre lo humano (¿o sobre Dios?) (LXXXVII)



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Las clases no son el concepto que nos formamos de la esencia, como vos decís. Si fuera así existirían infinitas esencias, ya que pueden existir infinitas clases de cosas.

Ver arriba.

Pero las clases no son el concepto que nos formamos de la esencia, fundamentalmente porque la existencia de tales conceptos es un hecho, mientras que la existencia de la esencia es un supuesto del cual se puede prescindir perfectamente sin que por ello el hecho de que existen clases conceptuales deje de ser un hecho.

Se puede prescindir de palabra, pero no realmente. Al decir que la existencia de los conceptos es un hecho, estás admitiendo por lo menos la existencia de una clase de esencia, la esencia del "concepto", que es eso común a los diversos conceptos que nos podemos formar de "caballo, hombre, casa, carrera", etc., precisamente en tanto son conceptos. De nada sirve decir que no es existencia "real" en el sentido de exterior a nuestra mente. Nuestra mente es real, y lo que existe en ella, existe realmente como propiedad suya, aunque no exista realmente lo representado por ello.

Dicho de otra forma, que la realidad que nosotros interpretamos de acuerdo a los filtros que establece la percepción de cada uno sea de determinada forma, no significa que tal realidad se corresponda con la forma de interpretarla de cada uno.

Eso supone que la percepción y los conceptos son "filtros interpretativos", que es justamente lo que yo no acepto. Por otra parte, distingues entre "la realidad" y "nuestra interpretación", por lo que parece que de todos modos tienes un acceso no interpretativo a "la realidad", de lo contrario, no se podría ni siquiera afirmar su existencia en forma absoluta.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©