Conozca el Gea.

Suicidio, superioridad y felicidad animal (XXIV)



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Dices muy bien, Federico, que son cosas diferentes hablar de el suicidio y hablar de los suicidios o de un suicidio particular. Es este una asunto lingüístico que me interesa profundamente porque manifiesta como el lenguaje está lleno de transformaciones metonímicas, engañosas cuando no las distinguimos. Es fácil advertir que un sustantivo en forma determinada y singular ni es determinado ni es singular. Cuando decimos "el hombre" nos estamos refiriendo al hombre en general, no a los hombres. Es decir no a un hombre determinado sino a un hombre que son todos y ninguno. Y toda ética que se fundamente en esas metonimias, es decir abstrayendo una generalidad de lo que son hechos individuales, ni es ética ni es nada. No es que la generalización no nos ayude a comprender, estudiando cuales son los aspectos generales, pero toda decisión ética es siempre una decisión concreta en una situación concreta donde ningún elemento se queda fuera. Por eso la virtud ética intelectual de la frónesis aristotélica no iría muy lejos sin el complemento de, por ejemplo, la sínesis que es la capacidad de juzgar esa situación concreta. Todo eso está a la vista en la ética a Nicómaco. En ella critica Aristóteles a Platón por su manía de generalizarlo todo con su teoría de las ideas. Para Platón el ser bueno consiste en saber lo que es Lo bueno. Lo cual dice Aristóteles que es una tontería. Y pone el ejemplo del médico, que no es buen médico por saber lo que es la Salud (o la Enfermedad) sino por saber con qué enfermo concreto está tratando. Pues eso ese contacto con la concreción es lo que hace al médico hábil para curar. "Pero no para curar al hombre" (en general) añade Aristóteles explícitamente, sino para curar a Sócrates, Callias o sea quien sea, pero siempre un hombre, no el hombre. Pues lo bueno (y la curación) se dicen de muchas maneras y nada se gana hablando del hombre en sí o del hombre en general.

La decisión ética es una decisión basada en la situación concreta. Cuando seguimos una regla estipulada no es porque haya regla, sino porque nos parece oportuno seguirla en una serie de situaciones. Pero el seguimiento de la regla se puede por ello dejar a un lado, si la situación lo aconseja. Moral y ética no son por lo tanto exactamente lo mismo, aunque su etimología las una. La moral es un hábito social establecido, una regla no escrita. En la ética el hábito es personal aun cuando su intencionalidad se dirija justamente a los otros y a nuestra convivencia con ellos.

Tienes también muchísima "razón" en criticar ese abuso del término razón que hacen las mentes cuadriculadas. Pues la razón no es simplemente la facultad de hacer silogismos y deducciones lógicas, sino sobre todo la facultad de optar por lo más adecuado encada ocasión. Quizá haya que distinguir lo racional de lo razonable, para evitar falacias. Pues lo curioso es que si lo racional fuera lo que algunos pretenden, el deducir lo que hay que hacer de unos principios generales o con miras a un fin determinado, es decir si el fin justifica los medios, entonces la operación más racional de toda la historia humana es Auschwitz. Pues no hay forma más perfecta y efectiva de logran un fin propuesto.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©