Conozca el Gea.

Suicidio, superioridad y felicidad animal (XXVI)



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Puedo preguntarme por qué existo, pero esa es una pregunta sin respuesta, por ende absurda. Nos preguntamos aquello que no sabemos y que podemos poco a poco aclarar o entrever.

En preguntar lo que sabes el tiempo no has de perder y a preguntas sin respuesta ?quién te podrá responder?

Por eso dice también Aristóteles que nadie pierde el tiempo en deliberar acerca de lo que ya es sabido o acerca de lo que no podemos saber.

Pero yo no me creo cosas por que me las cuente otro, aun cuando sea alguien que va vestido todo de negro y con una bragueta hasta el cuello. Si estamos usando la razón, pues bueno: la razón. Y si estamos haciendo filosofía no estamos haciendo elucubraciones teológicas. No hay absolutamente nada que pueda justificar la absoluta prohibición del suicidio. Al contrario hay situaciones en las que el suicidio es más razonable que seguir viviendo.

Si yo no soy dueño del comienzo de mi vida, sí soy dueño de los actos que están a mi alcance, incluso de aquel que ponga fin a mi vida. Y si pongo fin a mi vida, lo único que puede hacer éticamente criticable esa acción concreta, son las circunstancias en que eso se lleve a cabo, es decir el contexto humano y social en que se tome la decisión. La ética es una cosa, las leyes son otra. Quien me venga con explicaciones teológicas diciendo que son explicaciones racionales es un embaucador. Estaría bueno que encima de que me veo obligado a vivir sin que sea decisión propia, además vaya a estar obligado a sostener esa existencia, sean cuales sean las circunstancias y condiciones de ella. Y encima decir que esto es bueno porque algunos embaucadores dicen que lo ha querido Dios y que todo lo que Dios quiere es bueno por definición, eso no son ya círculos viciosos, son círculos perversos. No les veo la lógica de que tanto se habla.

Para mi razonar es buscar una conclusión. Pero el que tiene la conclusión ya de antemano y lo único que hace es buscar explicaciones hasta que les salga la demostración, con esos toda discusión es total pérdida de tiempo y la única salida es mandarlos al carajo electrónico y que se dejen de webadas.

Como dice Federico, no hay la razón, lo que hay son las razones. La razón como algo indeterminado es a lo sumo la facultad, pero no sus resultados. El juicio adecuado a cada caso son las razones del obrar.

Un saludo a casi todos

José Luis Ramírez





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©