Conozca el Gea.

Suicidio y esperanza (III)



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

José Luis Ramírez escribió:

Muy sugestivo, Gustavo. A mí también me interesa Bloch aunque no he logrado dedicarle el tiempo que requiere.

Creo en efecto que el problema de la decisión del suicida, aparte de la discusión ética, requiere una discusión sobre el sistema de sentimientos humanos cuyo equilibrio se rompe, produciendo esa decisión. Lo cual supone también una diferenciación de tipos de suicidio, para acercarse más al caso concreto y no quedarse en el suicidio en sí, que comentaba Fernando.

Sin ascender hasta el nivel algo más sofisticado de Bloch, habría que estudiar esos sentimientos que yo llamaría existenciales, brújulas de la existencia, que son el elemento dinámico de la deliberación racional. No solamente nos vemos introducidos en la existencia sin haberlo decidido, sino que además nos vemos obligados a tomar decisiones porque la existencia es existencia en el tiempo, proyecto. Tengo que imaginarme constantemente lo que puede suceder y las alternativas que se me van a ofrecer, porque mi existencia la tengo que hacer yo. La llamada libertad es una necesidad compulsiva, inevitable, de elegir. Lo que la teología llama virtudes teologales es una sofisticación de los ingredientes de esa brújula y ese dinamismo de la acción: la creencia, la esperanza y el deseo o simpatía. Mientras el saber, que siempre es relativo e inseguro, se ocupa de lo que es ajeno a mi voluntad pero que yo puedo utilizar conociéndolo, la esperanza es una apuesta, un deseo de que algo se dé permitiéndome elegir lo que busco. El saber se traduce en creencia y es movido por la esperanza. Surge así lo que llamamos confianza o pistis, de donde en latín surgió la fides, para la que en mi lengua nórdica existen dos términos que precisan dos vertientes de significado mucho mejor expresados (tillit y förtroende). Es una mezcla de reconocimiento o "déja vu" y de esperanza o "contar con". Tengo confianza en algo o en alguien porque reconozco algo (un sentido) que yo comparto y llevo en mí mismo y porque sé a qué atenerme y con lo que puedo contar (lo que me cabe esperar).





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©