Norma Risso - Investigadora Asociada - Andinia.com.

Análisis de Películas

“La voz de la luna” (III)



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Lectura del film

Fellini nos ofrece en La voz de la luna una de sus películas más desoladoras, no en vano se convertiría en la última del genial maestro. A esa altura de su vida, cerca de los setenta años, no encuentra productor y filma un par de publicidades para reunir el dinero necesario. En este film de despedida, Fellini manifiesta toda su bronca, su pesimismo, su soledad, y muestra su mirada socarrona en la descripción del mundo de este fin de siglo al que siente tan lejano.

La voz de la luna es una película sin el humor al que el Maestro tenía acostumbrado a su público. Sí, en cambio, se suceden los toques nostálgicos, la vuelta al pasado, los personajes reconocibles.

En el inicio del film estamos en el cementerio, donde un personaje, una de las muchas caras del Yo, el neurótico soñador de fantasmas caseros y musicales, está colocado en su nicho terrible esperando y hablandode sus fabulosas alucinaciones de loco de provincia. Del cementerio pronto se pasa al pozo, figura que retornará en la película varias veces. En ese pozo quizás se pueda ver el lugar de los deseos.

La voz de la luna tiene dos personajes centrales como observadores del relato: Gonella y Salvini, dos seres desocupados que –como el director- no encuentran su lugar en el mundo actual. Salvini, un joven tonto y soñador que tiene a la luna como objeto de deseo. Gonella, enojado, sucio, desprolijo; los dos tratando de entender el caos. Sólo compartirán un par de escenas en un espacio irreal, encarnan la tristeza y el enojo de Federico.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©