Conozca el Gea.

Etica y estética (V)

Por José Luis Ramírez y Aldo Mazzucchelli


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Aldo Mazzucchelli escribió:

Yo no entiendo el problema de las tres cosas (Estética, ética y Razón) como una división en tres campos, sino como un juego de muñecas rusas, en donde unas engloban a otras y por eso son jerárquicamente más importantes. Es decir, no estoy, como Kant, tratando de liberar a la Estética de la posibilidad de tener verdad en ella, y dejando el espacio de la verdad sólo para la Razón. Muy al contrario, y contra Kant, creo que todo lo que es bello es necesariamente bueno y verdadero, y todo lo que es bueno es necesariamente verdadero, pero no al revés. Lo verdadero no tiene por qué ser bueno, ni bello.

O sea que lo que significa mi jerarquización, es una operación de determinación no recíproca. Lo que es jerárquicamente superior (lo Estético primero, lo ético segundo, lo Racional tercero) determina a lo que les es inferior en la escala, pero no al revés.

Visto de otro modo: lo que es verdad en un caso es meramente verdad, pero puede ser incompleto. Le falta algo: ser bueno. Pues es notorio que hay verdades, por ejemplo científicas o tecnológicas, que son malas, nos repugnan, y queremos combatir, con todo buen sentido. ¿Qué es lo que se revela en nosotros contra el caso de la niña sorda? ¿Es acaso que tenemos una "verdad" que oponer a la "verdad" de las madres? NO, NO y NO. Es el BIEN y la BELLEZA (o armonía) de la vida lo que se revela en nosotros. Y está BIEN que se revelen, y está BIEN que legitimemos esa rebelión, justamente para no hacerle el juego a la tecnología, que nos dice todo el tiempo que lo único que importa es la verdad del conocimiento racional.

Lo que es bueno, entonces, es más que lo que es meramente verdadero y lo incluye. Pero a su vez, lo bueno no es necesariamente armónico, no se presenta ante nosotros con la necesidad irresistible de lo bello (NO en el sentido kantiano, sino en el sentido de lo que es de buen gusto para un ser sutil y refinado, que no depende para nada de su clase social ni de su educación. Es lo que no se puede enseñar, y cualquier artista posee en gran medida, y cualquier hombre en alguna medida).

Ergo, la belleza es lo más abarcante, lo que no se deja determinar por ninguno de los otros dos niveles.

Espero que se entienda entonces, pero hay mucho más para decir. Esto es solo el comienzo, y no es kantiano, como ves.

Saludos

Aldo Mazzucchelli

Más información:

Filosofía.

Cursos.

Bibliografía.

Exploración e investigación.

Artículos y textos de Andinia.com.

¿Se siente desmotivado?.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©