José Antonio Navarro Pérez

Infinito, tiempo, metáforas y sol (I)

Por José Antonio Navarro Pérez y Aldo Mazzucchelli et. al.


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Aldo Mazzucchelli escribió:

Estimado José Antonio, voy a hacer el ejercicio de proponerte una respuesta a tu enigma del infinito (¡nada menos! :).

La pregunta es: ¿Qué es, pues, el infinito?

Lo primero que hay que decir es que la estructura de la pregunta ya presupone que tenemos alguna noción de la respuesta (si no, no podríamos preguntar por ella.) El trabajo de pensar esto entonces es el trabajo de retroceder hasta nuestra noción de infinito, la que está claramente oculta en la base de nuestra pregunta (que para anticipar digo, es una base sustanciada en la constitución de la mente y el cerebro humanos).

Para ir hacia la respuesta, partamos de la siguiente idea: nuestro concepto del tiempo está definido a partir de nuestro ser en el mundo como animales humanos. En ese sentido, lo que tenemos realmente no es un sentido puro del tiempo, sino percepciones de eventos sucesivos.

El "tiempo" es direccional e irreversible (como los eventos perceptuales), continuo (como los eventos perceptuales), segmentable (como los eventos perceptuales, que tienen principio y fin), y puede ser medido, pues las iteraciones de eventos perceptivos (como la salida y puesta del Sol, el más prestigioso evento perceptivo de la historia...) pueden serlo.

Nuestras percepciones (visuales, motrices, sonoras...) impactan nuestro aparato neurológico sensoriomotor y lo van configurando, estableciendo relaciones según el siguiente patrón: cada vez que hay una percepción (cosa que ocurre todo el tiempo), sentimos que aparece a continuación, (o "tras", es que no puedo yo mismo salirme del lenguaje espacial...), de otra, y que a su vez, otra aparecerá 'tras' esta. Mientras estamos quietos, vienen a nosotros (así decimos) unos fenómenos después de otros. Estos eventos y la conciencia de un ritmo y de una repetición mensurable de los mismos aparecen en el campo perceptual y por ende en nuestro sistema neural a la vez, y de modo indisoluble.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©