José Antonio Navarro Pérez

Infinito, tiempo, metáforas y sol (II)

Por José Antonio Navarro Pérez y Aldo Mazzucchelli et. al.


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

El mundo se sucede, y a medida que nos movemos, experimentamos una sucesión de eventos nuevos también. Quedándonos quietos nosotros, o moviéndonos, se relacionan en ambos casos sucesión de eventos y la necesidad (evolutiva) de orientarnos espacialmente y conceptualmente entre ellos, en
términos de medirlos, preverlos, diferenciarlos, etc.

La asociación experiencial de sucesión de eventos perceptuales y espacio humano ¿no es entonces el 'tiempo'?, que es por tanto expresable por nosotros siempre en base a una metáfora de sucesión espacial.

Integrados la sucesión perceptual y espacial a nivel básico en el cerebro, ésta se convierte así en la base de nuestra concepción humana del tiempo. El tiempo humano es función de eventos (y metafóricamente de modo básico, de espacios).

Por ejemplo, el reloj: una sucesión espacial de puntos en un círculo, a través de los cuales el pasaje espacial de unas manecillas nos indican "la hora". O las formas naturales antiguas de medir el tiempo, a través del pasaje de los astros (el Sol en principio, luego los demás) por el espacio el cielo visible; o el pasaje de unos granos de arena de una botella hacia otra. O, en el caso de los relojes digitales, donde la metáfora del número (un lugar ordinal en una serie, en una línea) representa el "pasaje" (observa la palabra) del tiempo...

En resumen: el tiempo nace y es siempre, para nosotros, una metáfora de la sucesión de eventos, y aparece ligada como tal con el espacio de modo genético. Simplemente, no tenemos lenguaje adecuado para hablar del tiempo si no recurrimos rápidamente a metáforas espacializadoras: cuando llegamos tarde, decimos que estamos "atrasados" ("atrás" es una expresión espacial relativa a que estamos a nuestra propia espalda, por así decir) o como cuando decimos que "atravesamos", "Superamos", o "pasamos" un suceso, y que éste "queda" (otra reminiscencia espacial) en el tiempo pasado... O cuando decimos "¡cuánto tiempo falta para llegar al verano!"....





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©