José Antonio Navarro Pérez

Infinito, tiempo, metáforas y sol (XV)

Por José Antonio Navarro Pérez y Aldo Mazzucchelli et. al.


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

El que "el mundo de los sucesos no tiene tiempo, sólo sucesiones" es una contradicción en si misma ya que una sucesión presupone una ordenación temporal real.

No presupone en absoluto, siempre que definamos el tiempo como producto de la experiencia directa de la sucesión... No tienes manera de mostrar que eso es equivocado, salvo poniendo la petición de principios de que algunos conceptos científicos operativos (como el de tiempo) están "primero" (esto es, en el mundo "tal como realmente es", con independencia de toda teoría sobre el mundo). Claro, allí tendrás que demostrar cómo te has enterado de que el mundo es así, y sólo podrás dar una respuesta del tipo "porque mis teorías funcionan", pero el funcionar no es prueba de que el mundo es de determinado modo, sino de que tenemos por ahora una forma eficaz de operar con algo que en su mayoría desconocemos. Pero si esto último es cierto, entonces hay una sospechosa cualidad pragmática en la teoría, que se da de frente contra los realismos metafísicos que pretenden conocer el mundo tal como es con independencia de la forma y propósito y lenguaje de las teorías... No olvidemos que Peirce o James o Dewey o Rorty o Wittgenstein o .... son todos anticartesianos confesos...

El que las sucesiones de sucesos generen en nosotros la sensación de tiempo vivido no implica que estemos limitados para desarrollar otros tiempos a nivel abstracto. Así la "vinculación entre la sucesión de sucesos perceptuales sucesivos y la noción de tiempo", puede decirse que es otra forma de presentar los dos planos anteriormente citados: uno es el tiempo psicológico (tiempo vivido), frente al otro, el tiempo físico (conceptualizado abstractamente dentro de la teoría que le da cabida). El que tengamos una determinada experiencia personal del tiempo no parece limitación para que podamos construir un concepto de tiempo de la forma que queramos. Si no, todo sería muy kantiano.

Me temo que el punto que no se percibe aquí está en que todas esas concepciones que pronosticas o compruebas son o serán diferentes desarrollos metonímicos, anafóricos y metafóricos de la concepción básica del tiempo (como sucesión directa o conversa de eventos perceptuales) que está enraizada en la génesis de todos los "mundos posibles"...





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©