Conozca el Gea.

Posibilidad y necesidad (VIII)



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Lo único que depende de la voluntad de Dios o de la humana es lo contingente, lo que puede ser de otro modo. No lo necesario, lo que no puede no ser.

Eso no es colocar a Dios por debajo de una ley superior a él mismo. La ley suprema de lo que es necesario y lo que no lo es es Dios mismo, es su Esencia o naturaleza, puesto que las infinitas creaturas posibles no son más que los infinitos modos en que puede ser finitamente participado el Ser divino.

Eso es la ley natural. Es la participación en la naturaleza creada de la Ley Eterna, que es Dios mismo, su esencia o naturaleza en cuanto fuente y origen de todo ser y de toda verdad. La voluntad divina no "moldea" las esencias de las cosas como quien hace un muñeco de plastilina, sino que confiere o no, libremente, la existencia real a determinadas esencias posibles, y no a otras. Y conduce luego como Causa Primera la historia de la Creación, pues eso también pertenece al plano de lo contingente.

El hombre puede conocer esa ley natural, en forma siempre progresiva, por medio de su razón, que es una participación creada de la Inteligencia divina. Y más aún por la Revelación sobrenatural de Dios. En efecto, enseña Santo Tomás que la Revelación sobrenatural no contiene solamente verdades sobrenaturales, sino también muchas verdades naturales, de suyo accesibles a la razón humana, pero difícilmente y para unos pocos, y con mezcla de error, mientras que por la fe en la Revelación todos pueden fácilmente, con total certeza y sin mezcla de error, conocer estas verdades. La Revelación de estas verdades, por tanto, es sobrenatural en cuanto al modo en que venimos a conocerlas, no en cuanto a las verdades mismas, como sí sucede en el caso de las verdades estrictamente sobrenaturales.

De todos modos, es cierto que la sola razón natural, sin la fe en la Revelación, puede aún conocer muchas verdades tocantes a la ley moral natural.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©