Avalanchas o aludes de nieve (V).



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Si el impacto del proyectil no produce una avalancha o alud de forma artificial, es que la zona se encuentra fuera de peligro, es decir, la nieve tiene una base suficientemente estable o arraigada a la montaña.

Esto se hace sobre todo en zonas o regiones montañosas atravesadas por rutas o carreteras, en las cuales una avalancha en el mejor de los casos bloquearía tal vía de transporte, y en el peor de los casos enterraría, arrastrándolos, a los vehículos y sus ocupantes que estuvieran transitando por las mismas.

Una forma de protección alternativa para estas autovías o rutas que atraviesan regiones de montaña propensa a las avalanchas, es el “entubarlas”, es decir, construir refugios o túneles en las zonas más peligrosas, especialmente preparados para proteger de las avalanchas, haciendo que las mismas “pasen por encima” de la carretera en cuestión. El problema que impide el que este tipo de estructuras sea lo común es, simplemente, que cuesta muchísimo más caro construirlas que utilizar proyectiles contra la montaña en forma preventiva buscando provocar las avalanchas en forma artificial, controladamente y de antemano, para luego proceder a limpiar las rutas que se cubren de nieve en este proceso.

Una alternativa a los proyectiles, y utilizada también en muchas ocasiones, es el lanzar desde el aire (desde un helicóptero) bolsas llenas de explosivos sobre las zonas “pro-avalanchas”. Esta práctica se lleva a cabo, por ejemplo, en algunos de los tramos de la autopista transcanadiense, que atraviesa el Norte de Canadá.


Un clara zona de aludes o avalanchas en la Patagonia.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©