El Gea

Un vistazo a la verdad de la Creación (VIII).

Por Ruby Villarreal


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Los métodos de fechamiento son un fraude, ninguno es absoluto. Todos se basan en presuposiciones incomprobables, y cuando marcan una fecha que está en desacuerdo con la idea evolucionaria arbitrariamente se adjudica otra. Los métodos radiométricos (potasio-argón y rubidio-estronio) dan fechas excesivamente antiguas, con márgenes de error de hasta 2 ó 3 millones de años. El método del carbono 14 no funciona tampoco. En primer lugar, solamente se puede utilizar en materiales orgánicos, y tiene un alcance máximo de 30,000 años. Sin embargo, el carbono 14 todavía no alcanza su punto de equilibrio, por lo que en realidad todas las fechas que se han obtenido con él no rebasan los 5000 años. Interesante, ¿no creen? Este método ha marcado fechas de hasta 3000 años de antigüedad en animales vivos. Imagínense lo que hará con restos más viejos. Por tanto, ninguna fecha proporcionada por los métodos comunes es fidedigna, y harán bien en dudar de cuanta cosa sea fechada como de hace cientos de miles de años, y peor aún, millones de años.

Y llegamos al hombre, corona de la creación de Dios, que fue formado del polvo de la tierra y dotado de vida por el aliento divino mismo. ¡Y los evolucionistas se atreven a decir que vino de un mono! En qué poca estima se tienen ellos mismos, y cómo desprecian la singularidad humana. En varios lugares del planeta hay rastros de la ocupación del hombre que son anteriores a su supuesta aparición, lo cual nos conduce a dudar de los antepasados humanos. Al investigarlos concienzudamente, nos damos cuenta de que ningún supuesto prehumano es parte de nuestra línea genealógica. Varios de los hallazgos han sido fraudes, como el hombre de Piltdown, o el hombre de Java. Otros han sido vergonzosos errores de parte de los paleontólogos, como el hombre de Nebraska, que resultó ser un cerdo extinto, o el hombre de Pekín, que fue un mono destazado por humanos verdaderos.

En realidad, no se encuentra el eslabón perdido porque nunca ha existido. Los cráneos de Calaveras, de Swanscombe, de Fontechevade, de Steinheim...todos anteceden a los pre-humanos, acabando de una vez por todas con la creencia evolucionaria de que el hombre proviene del mono. El hombre fue creado hombre por Dios, y eso es definitivo.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©