El Gea

Un vistazo a la verdad de la Creación (XI).

Por Ruby Villarreal


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

CONCLUSION

Pero la desaparición de los dinosaurios recalca el estado corrompido en que ahora se encuentra la tierra. Las especies animales están extinguiéndose a razones alarmantes, el hombre ha llegado a un estado de degeneración igual o peor al que suscitó el diluvio, y nos preguntamos: ¿qué diferencia hace si creo en la evolución o en la creación? Déjame decirte que toda en el mundo. No puedes creer en la evolución si crees en el Creador, pues la premisa de la evolución es que no hay Dios, que no hubo creación, y que todo cuanto existe es producto del capricho del azar.

¿Pero no se puede conciliar la evolución con la creación, es decir, pensar que Dios haya empleado a la evolución para crear a los animales? No, la respuesta es un rotundo no. No puedes creer en la mal llamada "evolución teísta", ni en ninguna otra idea que trate de mezclar la creación con la evolución. La evolución en todas sus formas es una mentira, es un engaño de Satanás para mermar el efecto que Dios pueda tener en la vida del hombre. No se puede conciliar la verdad con la mentira. Hay blanco y negro, sin escala de grises intermedia.

Si tú crees en Dios, en la Biblia, y en Jesucristo como tu Salvador, no puedes creer en la evolución. Y te voy a dar la más poderosa razón para ello:

Si el mundo provino de una gran explosión, si se formó de la nada por casualidad, y la vida llegó a ser por procesos aleatorios, entonces la muerte era un ingrediente necesario y ha sido parte natural del universo desde su nacimiento. Por tanto, la muerte no es consecuencia del pecado, y el pecado no es pecado. ¿De qué nos iba a salvar Cristo, entonces? ¿Qué razón habría para que Dios ofreciera a Su propio Hijo como rescate por nuestra vida? Si tan sólo somos un pedazo de materia que existe por un momento y luego se desvanece, ¿para qué se nos da la oportunidad de la vida eterna? Si todo lo que somos es material, no tenemos un alma ni un espíritu que vivan por siempre. ¿Cuál es el fin de la fe? ¿Y para qué nos dio Dios la Biblia? ¿No sería un franco desperdicio? Es sorprendente que un ateo pueda entender esto mejor que muchos cristianos.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©