El Gea

Jordania, un oasis en Oriente Medio (IV).

Por Beatriz Ochoa Calero - Articuarius.com


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Y, como colofón a nuestro itinerario, llegamos a Petra. El tesoro mejor conservado de Jordania, la ciudad mágica imaginada por el dios de los nabateos en medio del desierto, aprovechando la compleja orografía del entorno, la antigua ciudad nabatea – romana convertida en Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Recorrer el Siq, estrecho desfiladero de paredes de cien metros de altura, repletas de antiguas inscripciones. Ver como éste se abre en una plaza en la que aparece la fachada del Tesoro. Excavada íntegramente en la roca, esculpida a base de martillo y cincel, dando lugar a un templo inspirado en el arte helenístico. Su nombre responde a la tradición popular; en su parte superior acogía el tesoro perteneciente a un faraón y los beduinos de la zona entretenían sus ratos de ocio disparando contra la piedra, impactos aún hoy visibles.

El pueblo nabateo, creador de Petra, era un pueblo nómada que pasó a ser sedentario en el antiguo reino de Edom, al sureste del Mar Muerto. Convertida Petra en la capital nabatea, su estratégico enclave le hizo resistir ataques y sitios. Este pueblo comerciante creó auténticas obras de arte, algunas de las cuales tardaron cien años en ver la luz. Con la llegada de los romanos la urbe vivió un período de máximo esplendor, erigiéndose nuevos monumentos.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©