El Gea

La globalización de la Nación (III).

Por Nieves y Miro.


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Para muchos pareciera que dentro de este nuevo marco histórico, Estados Unidos ocuparía el lugar privilegiado de ultima autoridad capaz de regular los procesos de globalización. Sin embargo, si el "Nuevo Orden" se sostiene, tendremos que decir que Estados Unidos no es, como tampoco ninguna otra Nación en particular, el centro de este proyecto. El concepto implícito en este nuevo Régimen es el de totalidad espacial, caracterizado por la ausencia de fronteras, en donde las normas regulativas no tienen limites. Este no es un Régimen originado por conquistas territoriales, sino mas bien, un Orden que suspende la Historia y fija el estado existente de cosas por el resto de la eternidad. Vale decir, este no es un momento transitorio de la historia, sino un régimen sin fronteras temporales y por tanto, fuera de la historia o al final de la historia, en frase de Fukuyama. Esta dirección totalizante es posible apreciarla, no únicamente a nivel geográfico, sino también, a nivel social en donde podemos detectarla hasta en sus capas mas profundas, no solo manejándolo, sino también, creándolo, al regular las relaciones y la "naturaleza" humana. Su objeto es la vida social en su totalidad, transformándose de esta manera en el paradigma indiscutible de lo que Foucault llamo "bio-poder"

El "Nuevo Orden" que hoy estamos encarando posee un tremendo poder destructor y opresivo. Pero, al mismo tiempo, nos dice Negri y Haart, el proceso de globalización que su paso contiene ofrece nuevas posibilidades emancipatorias. La tarea política no radica simplemente en resistir estos procesos, sino que en re-organizarlos y re-dirigirlos hacia nuevos fines. El "Nuevo Orden" esta sostenido por la fuerza creativa de las multitudes. Estas mismas fuerzas, son también capaces de construir organizaciones políticas y económicas alternativas. Para ello no necesitamos el nacimiento de un nuevo líder carismático, con su secuela de tragedias y frustraciones., ni el aparato partidario que pretende representación universal exclusiva. Esta nueva lucha social con sus múltiples articulaciones, ya ha empezado a emerger. Y a través de ellas, estas multitudes tendrán que inventar nuevas formas democráticas que nos llevaran mas allá de este "Nuevo Orden".

Más información:

Globalización y Antiglobalización.

Artículos y textos de Andinia.com.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©