El Gea

Plantas acuáticas del río Paraná: su importancia en el ecosistema (II).

Por el Ing. agrícola Víctor Lallana


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

En otros, las resuelven

El hombre ha tratado de buscar soluciones a los problemas citados, que van desde el control químico, mecánico o biológico de las plantas acuáticas hasta su utilización. En cierto sentido, las plantas acuáticas constituyen un "cultivo gratuito" de gran valor potencial, altamente productivo, que no necesita mano de obra, fertilizantes, siembra ni cuidados especiales. Entre los usos potenciales de las plantas acuáticas podemos citar su explotación como alimento para vacunos, ovinos y porcinos (ya sea ensilado o desecado, mezclado con otros forrajes); para dieta de piscicultura; para obtención de fertilizantes y enmiendas orgánicas; para producción de pulpa o pasta para papel; para la purificación biológica de aguas servidas y en la producción de energía por bioconversión (biogás). Algunos de estos aprovechamientos ya cuentan con un desarrollo experimental factible de ser transferido, en particular los dos nombrados en último término.

Uso de plantas acuáticas contra fenómenos de contaminación

Las plantas acuáticas superiores pueden utilizarse en un sistema biológico controlado que incluya un programa regular de cosechas para aprovechar el máximo crecimiento y eficiencia de extracción de nutrientes. Cualquiera sea el sistema de tratamiento de aguas servidas -de origen domiciliario, por ejemplo-, debe poseer -al menos- un tratamiento primario en una laguna de oxidación (con o sin aireación), donde ingresa el líquido crudo; un tratamiento secundario convencional, donde continúa la oxidación (laguna facultativa), capaz de obtener un agua clara, con poco olor, aceptables niveles de oxígeno y no tan alta conductividad eléctrica. Este tratamiento debería preparar el agua de tal manera que permitiera su utilización para un tratamiento terciario en una laguna con plantas acuáticas, cuya finalidad es extraer el exceso de nutrientes inorgánicos (nitratos, fosfatos, metales pesados, etc.) y la eliminación de microorganismos, a través de las raíces de las plantas que actúan como filtro biológico.

El valioso "camalote", la plata acuática más usada en el mundo

Por sus características:

1) rápido crecimiento; 
2) fácil propagación; 
3) tasa de crecimiento relativamente constante;
4) alta capacidad para la absorción de nutrientes y otras sustancias
5) tolerancia a condiciones hiper-eutróficas (super enriquecidas con nutrientes) y 
6) fácil cosecha y preferentemente algún uso, el camalote es la planta más usada en el mundo, en particular en zonas tropicales y subtropicales. Pero también existen muchas otras plantas acuáticas y palustres (de pantanos; de áreas inundables) capaces de concentrar metales pesados y de metabolizar compuestos orgánicos. Una investigación ha demostrado que 0,4 ha de camalotes pueden potencialmente extraer 68 kg de fenoles cada 72 horas, y 120 g de metales pesados (muy tóxicos) cada 24 horas. Las características químicas de las aguas servidas están en cambio constante dentro del sistema de tratamiento, por ello se requiere conocer los límites de tolerancia de las plantas acuáticas que se utilizarán.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©