El Gea

Marcha fúnebre del universo (IV).

Por CERIDE


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Isaac Asimov se pregunta cómo será el final de la Tierra. Supongamos, escribe, que no va a sobrevenir una catástrofe nuclear; que somos capaces de resolver todos los problemas que hoy nos afligen y que aprendemos a perfeccionar el cuerpo y la mente humana, y devenimos en seres más fuertes, más sanos y más inteligentes. ¨Podremos seguir progresando sin límite? ¨Podremos seguir evolucionando y mejorando nuestro amado planeta, hasta llegar al perpetuo Edén? Desgraciadamente, no.

Ya lo había advertido Norbert Wiener: al darnos cuenta del limitado margen de condiciones físicas en las cuales pueden ocurrir las reacciones necesarias para la vida, comprendemos que este feliz "accidente" debe tener un fin completo y desastroso y, en un sentido muy real, puede decirse que somos náufragos a la deriva en un planeta condenado.

Para Teilhard de Chardin el fin del mundo es inimaginable, pero se resistía a creer que pudiera ocurrir por un cataclismo sideral, ni por degradación de la energía, ni por disgregación biológica. Rupturas, enfermedades, decrepitud, tales como son la muerte del hombre, serán la muerte de la humanidad.

Por supuesto, quedan todavía muchas preguntas, las más decisivas. Pero aunque los científicos discuten sobre los detalles del comienzo del Universo, parece haberse alcanzado un cierto consenso sobre el fin. Y los físicos piensan que hay básicamente dos finales: el fuego o el hielo. 

A CIENCIA CIERTA - (C) CERIDE.

Más información:

Astronomía.

Cursos relacionados.

Bibliografía.

Exploración e investigación.

Artículos y textos sobre Astronomía.

Productos relacionados.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©