El Gea

Cuando la radiación ultravioleta solar actúa a nuestro favor (I).

Por el Lic. Enrique A. Rabe


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Entrevista al Dr. Orlando Mario Alfano*, científico santafesino que investiga sobre reactores activados con radiación ultravioleta (UV), solar o artificial, con aplicación a procesos de descontaminación. 

Varias preguntas en una: ¿qué es un reactor?; ¿qué significa "activado con radiación UV"?; ¿cómo puede una lámpara suplantar al sol en la provisión de esa radiación?

Vamos por parte: en síntesis, y dicho sencillamente, un reactor es un aparato que contiene, por ejemplo, un líquido "sucio", contaminado, que queremos "limpiar", dentro del cual se produce una reacción química que se inicia cuando sobre ese líquido incide radiación UV, es decir, una de las componentes de la "luz" solar, y la que tiene mayor energía, por eso se la ha elegido. Esa radiación es la que "activa" la reacción. Al actuar sobre el líquido, para no alejarme del ejemplo, la radiación UV destruye esos contaminantes. Claro está que también puede destruir las sustancias tóxicas presentes en el aire.
En cuanto a la última pregunta, la ciencia y la tecnología, desde hace muchos años, han logrado imitar a la naturaleza en diversos aspectos. Y estas lámparas, con la energía que emiten, son un ejemplo de ello, ya que son capaces de simular, en cierta medida, la radiación UV del sol dentro del laboratorio.

La Patagonia
La radiación UV inside fuertemente en regiones
subpolares como la Patagonia.

¿Qué ventajas presenta este procedimiento sobre otros?

Es esencialmente "limpio". Con esto quiero decir que permite destruir totalmente las sustancias nocivas hasta convertirlas en compuestos totalmente inocuos, lo que no ocurre con otros métodos para eliminar contaminantes, tales como la adsorción con carbón activado y/o el arrastre con aire. En el primer caso, las sustancias contaminantes quedan adheridas al carbón sólido, y en el segundo son liberadas a la atmósfera; es decir, estamos originando un sólido que puede contaminar el suelo, o un gas que puede provocar la polución del aire, respectivamente. En definitiva, salvo que realicemos costosos tratamientos posteriores, no estamos destruyendo los contaminantes sino que los estamos cambiando de lugar.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©