El Gea

Biodiesel, una alternativa de combustión limpia y eficiente (I).

Por el Ing. Gerardo López.


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Primero, una definición

El biodiesel es un combustible elaborado a partir de aceites vegetales (de soja, de algodón, de girasol, de maíz) o grasas animales (sebo, tocino), apto para su empleo como sustituyente parcial o total del gasoil en motores diesel, sin que resulten necesarias conversiones, ajustes o regulaciones especiales del motor. Técnicamente consiste en ésteres monoalquílicos de ácidos grasos de cadena larga derivados de lípidos naturales. La Agencia de Protección Ambiental (EPA/EE.UU.) lo tiene registrado para utilización como combustible puro (100% de biodiesel, o B100), como mezcla-base (con 20% de biodiesel y el resto de gasoil, B20), o como aditivo de combustibles derivados del petróleo en proporciones del 1 al 5%.

Técnicamente, ¿en qué se diferencia el biodiesel del gasoil convencional?

En que es un combustible obtenido mediante un proceso sustentable a partir de materias primas vegetales renovables, con lo que difiere de los derivados del petróleo, que dependen de reservorios fósiles no renovables. Por ello se dice que el biodiesel tiene un efecto benéfico sobre el ciclo del carbono. En efecto, la combustión libera a la atmósfera dióxido de carbono (CO2), elemento que se asocia al "efecto invernadero". Pero ese CO2 es a su vez fijado por los vegetales, que lo utilizan como materia prima para construir sus tejidos. Por lo tanto, es posible cuantificar el "crédito" ambiental de un combustible de base renovable calculando cuánto CO2 fija una plantación de oleaginosa determinada, y comparándolo con el CO2 que genera la combustión del biodiesel que se puede fabricar con esa misma plantación. Cualquiera sea este "crédito ambiental" (que dependerá del tipo de oleaginosa, del proceso de fabricación del biodiesel y de la eficiencia de combustión de los motores) siempre será mayor que el de un combustible fósil que, por su propia naturaleza, sólo genera gases de combustión sin que en su proceso de fabricación aparezca una fase agrícola de fijación de carbono. De hecho, esta consideración de las externalidades de los distintos tipos de combustible es el fundamento más importante de las políticas energéticas a corto plazo de la Unión Europea, que han fijado como meta para el año 2003, dentro de un esquema de utilización de distintas fuentes renovables de energía, la producción de 5 millones de toneladas de biocombustibles líquidos (sobre todo, bioetanol, pero también biodiesel).

Un complemento del mínimo impacto ambiental que produce el biodiesel y que lo distingue del gasoil, es que no contiene algunos elementos indeseables presentes en distinta proporción en los combustibles convencionales (azufre y compuestos orgánicos aromáticos), por lo que su impacto ambiental se reduce adicionalmente al "crédito" previamente mencionado.

Además, frente al gasoil, presenta las ventajas de casi no afectar el torque, ni la potencia, ni el consumo de los motores. Como si esto fuera poco, posee un punto de ignición mayor (lo que reduce el peligro de explosiones por emanación de gases durante el almacenamiento); un índice de cetano promedio de 55; una mayor lubricidad (que favorece el funcionamiento del circuito de alimentación y de la bomba de inyección).





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©