El Gea

Biodiesel, una alternativa de combustión limpia y eficiente (II).

Por el Ing. Gerardo López.


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Estado actual de la tecnología de producción del combustible

Es una tecnología madura, capaz de aprovechar diversas materias primas, que ha alcanzado nivel comercial en muchos países desde su inicio en pequeñas cooperativas de productores a fines de la década del '80. 
Europa Occidental lidera esta tecnología, con una producción anual de 330.000 ton (1998), seguida de Europa Oriental, con casi 50.000 ton en el mismo año. Asia y Estados Unidos mantuvieron una situación más expectante al principio, pero desde 1997 comenzaron a incrementar su producción de manera que, en 1998, ya alcanzaron un nivel cercano a las 40.000 y 30.000 ton/año, respectivamente.

Como ejemplo de la madurez aludida pueden mencionarse dos de las plantas industriales de gran tamaño que se encuentran en producción continua desde mediados de los ´90, sobre la base del aceite de girasol: una en Livorno, Italia, con una capacidad instalada de 80.000 ton/año, y la otra en Rouen, Francia, cuya producción de 120.000 ton/año la convierte en la mayor del mundo. En Kentucky (EE.UU.), la Griffin Industries ha montado la más moderna planta actual de biodiesel, que emplea aceite de soja como materia prima, demostrando que, a pesar de una década de desarrollo a escala industrial, aún quedan alternativas para la optimización del proceso.

Tamaño y perfil del mercado argentino de combustibles; posibilidades para el biodiesel

Según la Secretaría de Energía de la Nación, en 1999 se comercializaron 12,65 millones de metros cúbicos (m3) de gasoil, con lo cual este combustible constituyó el 50,6% de los despachos a plaza de combustibles derivados del petróleo.

El mercado está concentrado, ya que casi el 92% de la facturación corresponde a 4 empresas, de las cuales la líder es Repsol-YPF, con un 45% de market share (porcentaje de facturación de la empresa respecto de la facturación total de su segmento industrial). Este nivel de monopolio, sumado a la inelasticidad de la demanda, implica un alto grado de discrecionalidad en la fijación de los precios (en teoría, limitada por los precios internacionales, aunque en la práctica dicha limitación no es muy operativa por las restricciones logísticas que debe enfrentar un importador: disponibilidad de puertos, sistemas de transporte y almacenamiento, organización de una cadena de distribuidores y bocas de expendio a consumidores finales). Este margen de discrecionalidad en la fijación del precio es una barrera importante de ingreso al mercado para un eventual oferente de un combustible alternativo como el biodiesel, al menos en un esquema de competencia libre. Distinto es el caso si se piensa en alteraciones del mercado, como cuando, durante la vigencia del Plan Alconafta en la Argentina, se impuso legalmente en muchas provincias la obligatoriedad de vender exclusivamente naftas con el 15% de etanol.
La demanda también está concentrada: el transporte de cargas se lleva el 41% (cerca de 5 millones de m3 anuales de gasoil), y el sector agropecuario "tranqueras adentro" constituye el 37% de la demanda. El resto, es decir un 22% del consumo, se distribuye entre los automotores diesel utilitarios y de uso particular (14%), y el transporte urbano e interurbano de pasajeros (8%).





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©