El Gea

Orígenes de la estructura agraria de Chiguagua (XXIII)

Por Mario González Plata


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Resulta muy curioso observar que al arribo de los puritanos, éstos se dedicaron a comprar la tierra a los Algonquinos e Iroqueses por unas cuantas baratijas. Se realizaban contratos entre las partes interesadas y hoy, estos documentos mercantiles “revientan los archivos novo ingleses”. ¿Será que la prueba de los contratos “ les aseguraba la legitimidad de los territorios adquiridos y les permitía establecer una tajante diferencia entre su método cristiano-mercantil de adquisición y el anticristiano (compulsivo e ilegal) practicado por los católicos españoles? (33)

Un texto de la época que cita Juan Ortega y Medina respecto a esas relaciones mercantiles dice lo siguiente:

“Aunque pagamos por ellas un precio mínimo, les dimos a los indios lo que ellos demandaron;... pero sí la mercancía hubiera continuado en sus manos habría seguido siendo de poca valía. Son nuestras mejoras y el haber hecho habitables esas tierras lo que les ha hecho conferido su valor. [Y en seguida agrega el autor]... Esto hubiera sido aplaudido por Marx de haber conocido éste el texto citado; porque en efecto el trabajo socialmente necesario aumenta el valor de la mercancía; Faltaría ver si los indios habrían aceptado valorar sus tierras como meros objetos mercantiles:” (34)

Creer que los indios vendían efectivamente la tierra no deja de ser muy ingenuo, porque el Jefe indio Blackhawk expresó en su biografía a principios del siglo pasado, diciendo que la tierra la dio a sus hijos el Gran Espíritu “para que vivieran en ella y la cultivaran. Mientras sea necesaria a su subsistencia tienen derecho a ese suelo. No puede venderse nada que no pueda llevarse uno consigo.” (35) Si vamos a hablar de derecho, lo primero que debemos señalar, es que se trata de un derecho moral y no de un derecho mercantil; o si se prefiere, económico porque la tierra no tiene propietario. Sopesando además, que se trata aquí, en estos ejemplos, de algunos pueblos cultivadores-recolectores del nordeste de Norteamérica, con mucho más razón para las organizaciones sociales de bandas nómadas.

33. Ibidem.

34. Idem. p. 86.

35. Idem. p. 87.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©